•  |
  •  |
  • END

Sólo en promesas se fue la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, pues hasta ayer por la tarde no habían restablecido el servicio de agua potable en Masatepe, donde sus pobladores están desesperados pues ya son más de seis días de estar aguantando sed.

La empresa aguadora expresó en un escrito que una falla en el sistema de bombeo era la causa de la suspensión del servicio, pero que el problema se resolvería a más tardar ayer. Sin embargo, esto no ocurrió para mal de los más de 15 mil habitantes del casco urbano de la ciudad.

“El servicio de agua está pésimo, antes en el barrio teníamos dos horas de agua, pero ya llevamos más de una semana sin nada. Es difícil estar así, no sabemos qué hacer. Nos dicen que van a componer la bomba, pero nada”, expresó Elsa Cruz, del barrio Macario Brenes.

“A veces falta la luz y no se siente, pero que falte el agua te trae muchos atrasos”, añadió.

Más de cien pesos
Por ahora los masatepinos sólo pueden tener agua potable comprándola, y para eso tienen que viajar a los municipios cercanos como Niquinohomo y San Marcos. Producto a la escasez, hay quienes se aprovechan y venden un barril lleno hasta en 80 córdobas.

“Pero al hacer cuentas, este barril o el bidón de agua es más caro, porque debemos incluir lo que pagamos en transporte”, indicó Darío Sánchez, del barrio “Carlos Fonseca”.

“Es mentira que hay agua. Estamos sin abastecimiento, tenemos que ir a comprarla en mi caso a San Marcos. Sólo una vez pasó la pipa de Enacal con agua, pero ya no”, dijo Sánchez.

Que cobren menos este mes
Varios pobladores de Masatepe dijeron que se están uniendo en una sola voz para pedir a Enacal que se restablezca el servicio a lo inmediato, y, al mismo tiempo, que haga una valoración de lo que han dejado de consumir, pues la factura de este mes producto de la escasez debería salir más baja.

“Eso sería lo mejor, pero quién sabe si lo apliquen”, indicó la señora Lizandra Gutiérrez.

Esta habitante del barrio “Evenor Calero”, agregó que todos los días debe ingeniárselas para conseguir un poco de agua y realizar las labores del hogar. Por suerte, manifestó la señora, en su hogar no hay niños, que son los que por lo general sufren la falta del servicio.

Intentamos conocer la versión de la empresa aguadora, pero al llamar al funcionario del Departamento de Relaciones, Jackson Orozco, no respondió su teléfono celular, y sólo escuchamos el mensaje del buzón de voz que decía “Departamento de Comunicación de Enacal, deje su mensaje”. Sin embargo, esto no se pudo hacer porque “el buzón está lleno”.