•  |
  •  |
  • END

El estero de Pochomil no es apto para bañarse, según autoridades del Sistema Local de Atención Integral en Salud, Silais, que inició ayer la inspección sanitaria en todos los balnearios del departamento de Managua, para valorar el estado de las aguas.

La jornada de inspección del Silais también incluyó los distintos puestos de comidas ubicados en los mercados capitalinos, sitios de recreación y distribuidoras de alimentos.

En los días previos a la Semana Mayor, los trabajadores de la salud visitarán estos establecimientos.

El director de Salud Ambiental y Epidemiología del Silais, Enrique Medina, comunicó que “ya hicimos un muestreo en los 12 balnearios más concurridos del departamento de Managua, tales como Masachapa, El trapiche, El trapichito, Los Termales de Tipitapa, entre otros.

Hasta el momento, no hemos encontrado ningún indicio de contaminación o peligro, a excepción de (estero de) Pochomil, el cual es una cochinada permanente y ese sitio no está apto para bañarse”.

No cerrarán
Por su parte, el ministro de Salud, Guillermo González, anunció que no cerrarán ningún balneario, por el contrario, hablarán con las personas involucradas para llegar a un acuerdo.

“Cuando nosotros decimos que un balneario presenta algunos problemas, ese es un reporte técnico. No vamos a cerrar ningún balneario, va a hacerse toda una discusión interinstitucional.

Tenemos que revisar las acciones que se están haciendo, no solamente técnicas en la contaminación o no del medio ambiente, sino que también vamos a aportar los elementos para que la comisión interinstitucional tome las decisiones pertinentes del caso”, amplió González.

El doctor Medina agregó que en el caso de la venta de alimentos, “vamos a capacitar a unas 400 mil personas que venderán temporalmente en los balnearios. Se les va insistir en el manejo de la basura, la preparación de las comidas, entre otras cosas, posteriormente emitiremos un permiso temporal a los vendedores capacitados”.

De igual manera, se visitará a las grandes distribuidoras de alimentos, para verificar el estado de caducidad de los productos, para que no perjudiquen el estado de salud de la ciudadanía. En los mercados de la capital se realizarán visitas de forma aleatoria.