•  |
  •  |
  • END

Más de mil toma-tierra fueron desalojados ayer de un área de treinta manzanas en el sector de San Isidro, situado al sur de Managua.Durante el desalojo, los precaristas recibieron a morterazos a los agentes policiales, reveló el comisionado mayor Yuri Valle, jefe de la tercera delegación de la Policía.

El comisionado mayor Valle, señaló que los precaristas se han tornado muy agresivos hasta el punto de lesionar a los agentes policiales. Y aunque la toma de tierras masivas que se ha venido produciendo desde hace más de dos semanas, ha bajado de tono, aún se han dado brotes de violencia en algunos sectores.

Uno de los últimos incidentes se registró el miércoles en Villa Nueva, donde se detuvo a 22 personas que dieron de morterazos a los oficiales que llegaron a desalojar a más de 200 personas que por tercera ocasión querían tomarse cuatro manzanas de tierra.

Doce morterazos
Ayer jueves el operativo policial fue en una finca propiedad del ex alcalde Roberto Cedeño. “En cuanto llegamos, aunque estábamos a una distancia prudente, nos dispararon 12 morterazos. Al detener a los ciudadanos se les decomisó cinco tubos lanza morteros y más de diez bombas”, refirió el comisionado mayor Valle.

Agregó que los precaristas no querían retirarse de la propiedad, que pertenece a Cedeño, porque alegaban que los líderes de la toma de tierra “ya les habían dado recibos (…) pues hay quienes miden los lotes, los reparten, cobran, e insisten en que construyan champas de inmediato”.

Venden terrenos ajenos en 2 mil y 3 mil
“Hasta el momento estamos investigando a unas 15 personas. Una de ellas un pastor evangélico, quienes se dedicaban a vender los lotes de terrenos en dos mil y tres mil córdobas a las personas, aunque son lotes que no les pertenecen. Uno de sus últimos engaños fue quitarles a la gente trescientos córdobas para instalarles el servicio de agua potable”, añadió el comisionado mayor Valle. En la finca del edil Cedeño ya estaban hechas 295 champas y más de mil personas se rehusaban a dar por perdidos los lotes que habían tomado. Los usurpadores dejaron despalada las 30 manzanas que compone el sitio.

Los terrenos que los precaristas luchaban fuertemente son los ubicados en San Isidro, en Pochocuape en Villa Nueva, y los barrios “Hilario Sánchez” y “Camilo Ortega”.

Restituyen propiedades a legítimos dueños
A pesar de los conflictos se ha logrado restituir a sus dueños legítimos 14 propiedades privadas que habían sido invadidas por los toma-tierras y a pesar que habían más de 270 personas detenidas, sólo los expedientes de unas cuantas serán remitidos al Ministerio Público. Para cada uno de los desalojos el comisionado Valle señaló que se han movilizado de 110 a 190 agentes, que en cada enfrentamiento estos corren el riesgo de salir lesionados. Incluso, a algunos precaristas se les han decomisado armas hechizas.

Ilícito está penado con cárcel
Una fuente abogadil recordó que los toma-tiera caen en el ilícito de “usurpación al dominio privado”, y que está debidamente tipificado y penado con cárcel.

“Urge que las autoridades sigan actuando con firmeza, y que se ponga fin a este desgaste y escalada de violencia que los toma tierra están causando”, comentó uno de los asesores legales de los propietarios afectados.