•  |
  •  |
  • END

Rebeca Aguilar denunció que tiene dos años de estar esperando una respuesta de parte de la empresa Claro, que en un descuido le instaló un poste en la propia puerta de su vivienda y eso no sólo obstaculiza la entrada, sino que mantiene suspendida las labores de reconstrucción del inmueble.

“Es una molestia para el acceso a la propiedad”, dijo Aguilar mostrando el poste, el cual fue instalado hace dos años a escasos centímetros de la propia puerta del porche que estaba construyendo.

“Nosotros tenemos seis años de vivir aquí y en ese momento no me molestó mucho porque se había detenido la construcción por falta de presupuesto, pero ahora que queremos continuar no se puede por ese problema”, señaló.

Explicó que en aquel momento reportó el incidente a la antigua Empresa Nicaragüense de Telecomunicaciones (Enitel) y prometieron que una cuadrilla llegarían a resolver, pero jamás aparecieron. Sin embargo, ahora que quiere continuar construyendo no hay forma de hacerlo porque la estructura obstaculiza la entrada.

Este poste de metal ensamblado está colocado de la terminal de la ruta 114 dos cuadras abajo, en el barrio Américas Dos. La señora Aguilar dice que ni siquiera son clientes de Claro.

Relató que el poste fue instalado en 2008, cuando se fueron de vacaciones por 15 días a Matiguás. Agregó que su esposo ha visitado las oficinas de Claro varias veces para interponer denuncia, pero “nunca llegan a quitarlo”.

Vecinos de esta zona dicen que hay varios casos similares y esperan que los afectados se animen a denunciarlo para que la empresa arregle este problema de una vez por todas.