•  |
  •  |
  • END

Una intensa jornada de limpieza fue desarrollada por más de 200 brigadistas de distintas instituciones y de estudiantes que se desplazaron por los balnearios de León (Poneloya, Las Peñitas y Salinas Grandes) en Semana Santa.

Los desechos sólidos y los desperdicios de alimentos proliferaron en las costas de los populosos balnearios. Las autoridades medioambientales, de Salud y de la Oficina de Riesgo Municipal, a través del trabajo de los brigadistas de limpieza, lograron mantener el orden.

En Salinas Grandes el principal problema fue la deyección al aire libre en predios baldíos y en la zona costera.

Este año la afluencia de veraneantes en Poneloya, Las Peñitas y Salinas Grandes bajó en comparación con 2009. El mayor Gustavo Ramos, jefe de Defensa Civil en León, manifestó que probablemente hubo temor de la población por la expectativa de un posible tsunami, lo cual no ocurrió.

Margarita Hernández, responsable de la Oficina de Riesgo Municipal en la Alcaldía de León, aseveró que con las jornadas de limpieza en Semana Santa, las playas se mantuvieron limpias. “Trabajaron más de 200 personas en el saneamiento y en la recolección de los desechos sólidos y líquidos”, dijo Hernández.

En el tramo de carretera León-Poneloya, los brigadistas recolectaron 12 metros cúbicos de desechos sólidos, y entre el empalme Izapa hasta Salinas Grandes se recogieron 176 toneladas de desechos. También se realizó limpieza en Poneloya y en Las Peñitas, en donde se recolectaron 30 metros cúbicos, en Salinas Grandes fueron recolectados 96 metros cúbicos de desechos.

“El principal problema que enfrentamos en el sector de La Garita, en la comunidad costera de Salinas Grandes, tuvo que ver con la irresponsabilidad de los veraneantes, que ocuparon como escusados más de 60 lotes que se encuentran abandonados. A los propietarios de dichas propiedades vamos a notificarles formalmente que deben realizar  saneamiento para evitar epidemias”, dijo Hernández.

Playas de Pasocaballos limpias

Con el esfuerzo de trabajadores de la Alcaldía de Corinto y del Ministerio de Salud, de miembros del Club de Jóvenes Ambientalistas, de propietarios de ranchos y de bomberos, entre otros, las playas de Pasocaballos quedaron limpias.

Durante la Semana Mayor, estos funcionarios recolectaron desechos, ubicaron recipientes y recomendaron a miles de veraneantes no ensuciar las playas. A diferencia de otros años, las costas quedaron limpias.

Griselda Jesenia Guido, propietaria de un rancho, expresó que aunque las ventas bajaron debido a la crisis económica, la jornada de limpieza de las playas fue excelente.

Intensa jornada en el Cocibolca
Durante la temporada de Semana Santa es cuando se registra la mayor cantidad de basura en el centro turístico “Lorenzo Guerrero”, de Granada.  Su director, Arnoldo López, confirmó que hasta el Domingo de Resurrección los trabajadores de limpieza habían retirado unos 210 metros cúbicos de basura.

Los más de 70 mil veraneantes que llegaron al centro dejaron sobre las costas del Cocibolca gran cantidad de bolsas plásticas, papeles, platos, vasos, botellas y latas de cerveza, muchas de las cuales ya fueron recogidas por unos 29  trabajadores.

“Quince días antes de Semana Santa sacamos 750 metros cúbicos de basura, y ahorita llevamos 210 metros cúbicos. Creemos que para mediados de la Semana de Pascua vamos a sacar entre  40 y 50 metros más de desechos, con el objetivo de que la playa quede igual de limpia que como la encontramos”, manifestó López.

Las zonas más sucias continúan siendo Los Chilamates y Punta de Plancha. Esta última ubicada cerca de la desembocadura del arroyo Zacateligue, donde incluso el ganado llega a beber agua.

La administración ha estado trasladando la basura en un camión de la Asociación Civil de Bomberos, alquilado por el Instituto Nicaragüense de Turismo, para un plazo de dos meses y que vence en abril.