•   Las Manos, Nueva Segovia  |
  •  |
  •  |
  • END

Seiscientos escolares que reciben clases en distintos centros escolares de quince comunidades de Dipilto, Las Manos, y sus alrededores, recibieron su respectivo “combo escolar” de manos de Victor Rosales, conocido popularmente como “Santa Nica”.

Los combos consistían en un cartapacio, seis cuadernos, seis lápices de grafito, una caja de lápices de colores, dos borradores y dos tajadores.

Los niños y niñas llegaron al punto fronterizo, lugar donde se realizó la entrega. Todos los escolares provenían de cada una de las distintas escuelitas de la zona acompañados de sus respectivas maestras y maestros.

“Estudiantitos” alegres y con mucha gratitud

Fue llamativo el hecho de que todos los niños manifestaran su gratitud por el hecho de que exista gente que se acuerde de los “estudiantitos” de esas zonas tan empobrecidas y alejadas.

Los alumnos, alumnas, y maestros coincidieron en agradecer a las personas e instituciones que brindan los recursos a Víctor Rosales, para que este quijotesco personaje pinolero siga en su acertado papel de “Santa Nica”, y ponga así en práctica la virtud de multiplicar los panes y compartir con quines más necesitan.

Durante la entrega se combinó con una serie de dinámicas de grupo que coordinó el propio Víctor Rosales, Santa Nica, junto a los maestros, maestras y la anfitriona Aurora Lorena Zavala López.

La actividad se realizó el miércoles de esta semana, en coordinación con Aurora Lorena Zavala López, habitante del fronterizo poblado de Las Manos, y activista de acciones que promueven a la mujer y a la niñez como protagonistas de su propio destino.

El donativo es parte de los cuatro mil combos de útiles escolares que Santa Claus Nica ha planificado entregar este año. En San Francisco Libre ya entregó 250 combos, en Corn Island, o Isla del Maíz, recientemente entregó un mil quinientos cuarenta paquetes a igual cantidad de estudiantes.

Santa Nica agradece a filántropos

Agradezco a Dios, al ingeniero Vladimir Delañau, de Tecnosol; a don Manuel Aburto, de Caruna, y al ingeniero Fausto Vasconcelos por ser quienes patrocinaron esta ayuda, que está quedando en las mejores manos, las manos de humildes y esforzados estudiantes de zonas rurales segovianas, declaró Víctor Rosales.

“No da o dona quien más tiene, si no quien tiene la verdadera voluntad de hacerlo, de compartir”, enfatizó “Santa Nica”. Rosales reiteró que la primera gratitud es con Dios, el Divino Creador, quien le da la inspiración y toca los corazones de personas de buena voluntad --quienes están al frente de instituciones y empresas-- que optan por compartir y así asumen el camino de ser filántropos.