•  |
  •  |
  • END

Las alzas de tarifa en el servicio de energía eléctrica no terminarán con el último incremento autorizado a Unión Fenosa la semana pasada, dijo el ministro de Energía Emilio Rappaccioli, pues esto dependerá del comportamiento de los precios internacionales del petróleo.

“Si siguen subiendo los precios del petróleo… sí, pues sí, pues sí ¿no?, pues no”, respondió el titular del Ministerio de Energía y Minas (MEM), cuando fue consultado si habrá más aumentos de tarifa este año.

Según el funcionario, esto se debe a los 16 años de neoliberalismo, cuando no invirtieron nada en el sector de electricidad. “En este caso, dado que la matriz depende fuertemente de la generación con petróleo, producto de que no ha habido inversiones en los últimos 17 años con recursos naturales renovables autóctonos, ese es el caso que tenemos”.

Otra vez el petróleo

“Este aumento tiene que ver con las variaciones del combustible, lo cual impacta los costos de generación que son los que los generadores trasladan a las distribuidoras, que les cobran todos los meses”, expresó.

El funcionario agregó que para este año se espera una inversión en energía de unos 350 millones de dólares, lo que permitirá ir cambiando la actual forma de producir electricidad con plantas que operan con búnker (un derivado del petróleo) a otras más sostenibles como la hidroeléctrica y la eólica.

“ENEL (Empresa Nicaragüense de Electricidad) tiene trabajos importantes de rehabilitación de plantas hidroeléctricas. Enatrel (Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica) tiene inversiones fuertes. Las empresas privadas que desarrollan Tumarín y San Jacinto Tizate, también están invirtiendo”, destacó el ministro.

Esas declaraciones las brindó Rappaccioli al salir de un hotel capitalino, donde miembros del MEM junto a los representantes de instituciones financieras internacionales se reunieron para preparar el proyecto del Programa Nacional de Electrificación Sostenible y Energías Renovables (Pneser).

Sólo energía renovable

El plan contempla financiar la construcción de plantas hidroeléctricas, eólicas y geotérmicas en diferentes puntos del país durante un período de cuatro años, a partir de 2011, para cambiar la matriz energética “para que Nicaragua no dependa de los hidrocarburos”, explicó Mirna Liévano, representante del Banco Interamericano de Desarrollo, BID.

Estos proyectos culminarían en 2014, cuando se supone que termine el Sistema de Interconexión Eléctrica para América Central, Siepac, otra obra que pretende mejorar el servicio en todo el istmo.

350 millones

Este programa enfatiza en la incorporación de más energía renovable a partir de 2012, y está valorado en 350 millones de dólares, de los cuales el BID aportará 70 millones de dólares y los 80 restantes serán entregados por otros cooperantes.

Entre ellos se menciona el Banco Mundial (BM), Cooperación Financiera Internacional (FMI), Agencia para la Cooperación Internacional del Japón (JICA), Banco Centroamericano para la Integración Económica (BCIE), Banco Europeo de Inversiones (BEI), Fondo Nórdico para el Desarrollo (FND), y Fondo de Inversión Climática (CIF), afirmó Liévano.

Durante la reunión, el ministro de Hacienda, Alberto Guevara Obregón, habló sobre el presupuesto e inversiones hechas en energía, y agradeció a los funcionarios cooperantes. Rappaccioli expuso cada una de las generadoras existentes en el país y la importancia de las mismas. “Nicaragua logró en los últimos dos años incorporar a la red eléctrica nacional 146 megavatios de energía eólica y geotérmica”, informó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus