•  |
  •  |
  • END

Blue Energy Power expone sus proyectos en el Caribe
Karelia Duarte
Un taller sobre los proyectos de energía renovable de la Empresa Blue Energy Power realizaron, ayer, los funcionarios de esta firma de generación eléctrica, quienes exploran la posibilidad de constituir una nueva asociación de empresas del sector privado que integran esta industria.

Los directivos explicaron que sus proyectos están ubicados en las zonas del Caribe como Rama Kriol, Laguna de Perlas, la desembocadura de Río Grande, El Tortuguero y La Cruz. “Estas comunidades, antes no poseían luz eléctrica”, explicó Guillaume Craig, cofundador de Blue Energy Power.

Expusieron la conformación de la empresa de Blue Energy, que enfatiza su desarrollo en la región del Caribe y “ha traído muchos beneficios a las comunidades indígenas que no conocían más que ver la luz de los candiles por las noches”, agregó Craig. Este proyecto tiene contratados cuatro mil 500 servicios de energía eléctrica, 20 empleados locales y 24 voluntarios internacionales. Los directivos agradecieron el apoyo de toda la región caribeña y confirmaron que seguirán trabajando en más proyectos, todos enfatizados en la misma zona.

Explican que uno de los aspectos donde ha tenido éxito Blue Energy es la inclusión de un diccionario de la lengua nativa como el Rama, para poder comunicarse con gran parte de las comunidades beneficiadas. Esto se realizó con la colaboración de Collette Grinevald y Maricela Kauffman, ambas investigadoras en lenguas y cultura de América Central.

La iniciativa de Blue Energy también ha sido apoyada por el Instituto Nicaragüense de Tecnología, Inatec, quienes brindaron aportes en la construcción de las turbinas de viento, y ahora la cooperación busca la creación de un centro de capacitación sobre energía renovable.

Los funcionarios dicen que están cobrando una tarifa pequeña por brindar sus servicios eléctricos a los pobladores de estas comunidades, pero que sólo es un valor significativo para seguir respaldando la labor que realizan.

Corrigen malformaciones por embarazos y padecimientos
Jasmina Escobar Sandino
Unas 40 mujeres de escasos recursos y con malformaciones estéticas en su cuerpo debido a múltiples embarazos y padecimientos, están corrigiendo estos problemas de manera gratuita en la jornada de cirugías plásticas que está desarrollando la Sociedad Nicaragüense de Cirugía Plástica y el Hospital Central de Managua. Los organizadores de esta actividad decidieron realizar estas cirugías en honor al mes de la madre nicaragüense. Este plan está dirigido a las mujeres con poca facilidad económica y que con dificultad en sus órganos.

Estos procedimientos son estéticos, pero no por vanidad femenina, sino porque todas las pacientes tienen necesidades primordiales que limitan su funcionamiento normal, dijo el doctor Rodolfo Correa, Subdirector médico del Hospital Central.

Durante la jornada se realizan diferentes intervenciones médicas, como abdominoplastía a las mujeres que por sus múltiples partos presenta desunión y debilidad en sus músculos abdominales.

Hoy se operará a una señora que tiene sus párpados caídos, por lo tanto no puede ver bien. Otro caso es el de una fémina que tiene mamas redundantes o de gran tamaño, lo que le produce un problema en la espalda, denominado lumbalgia crónica, y con el paso del tiempo puede desencadenar mayores complicaciones.

“Este hospital está asumiendo los costos de cinco pacientes, lo que incluye todo el proceso desde el pre-chequeo, durante la operación y el posquirúrgico, y los cirujanos son de nuestro hospital que son miembros también de la sociedad. Cada cirugía puede andar alrededor de los dos mil 500 dólares”, afirmó el doctor Correa.

Las pacientes fueron seleccionadas por el personal médico a cargo de la jornada y los especialistas plásticos del Hospital Central Managua. Las edades de los pacientes oscilan entre los 35 y 55 años.

Niños del Pajarito Azul disfrutaron esfuerzo del chef Nelson Porta
Letzira Sevilla Bolaños
El mediodía de este jueves fue distinto para los niños que habitan en el Hogar Pajarito Azul, porque fueron los reyes del restaurante Santa Lucía, donde degustaron excelentes platillos, gozaron con el Payaso Pipo, comieron Eskimo y compartieron un delicioso pastel.

El anfitrión de la fiesta fue el popular Nelson Porta, quien, en medio de tonadas infantiles, declaró que la idea de realizar esta actividad surgió como parte de un impulso por compartir con los niños menos afortunados. “Me siento feliz con esta oportunidad que diosito me ha dado de poder atenderlos y de hacerles una comidita. Me regocija ver que han pasado felices y sus sonrisas son más que un pago”, señaló.

Y si de felicidad se trata, hay que destacar que pese a que todos los niños tienen capacidades especiales, sacaron provecho a la actividad, derrochando energías a través del baile y del canto. Las carcajadas reflejaban ese momento de felicidad que perdurará en sus memorias.

Porta agradeció a todas las personas que le apoyaron donando golosinas, bebidas y helados, asimismo a quienes apoyaron con el sonido, la instalación del brinca brinca y otros esfuerzos.

Cabe destacar que la red social Facebook fue un “gran aliado” del chef, ya que bastó con que anunciara la actividad para que muchos voluntarios se apuntaran para ayudar a cuidar a los niños durante estas horas de esparcimiento. Al finalizar, Porta dijo que “si cada uno de los nicaragüenses hiciéramos un poquito por un niño, ayudaríamos muchísimo a que se acabara el hambre en el país”.