•  |
  •  |
  • END

Los zopilotes son un peligro cada vez mayor para los pilotos, tripulación y pasajeros que aterrizan o alzan vuelo en la pista del Aeropuerto Internacional “Augusto C. Sandino”. Hay registros de graves y variados incidentes que podrían degenerar en saldos fatales, desde impactos con avionetas tipo Cessna y Let hasta daños a grandes aeronaves Boeing y Airbus.

“El cien por ciento del Peligro Aviario lo crean los zopilotes y hay registro historial de choque de éstos con aeronaves”, dijo Miguel Garmendia, especialista en fauna silvestre y docente investigador de la Facultad de Recursos Naturales y del Ambiente de la Universidad Nacional Agraria, UNA.

Garmendia se refiere al término que utilizan las instituciones aeronáuticas a nivel internacional para medir los riesgos y el control que se realiza en las pistas antes que aterrice o despegue una aeronave, para evitar que las turbinas u otra parte de la nave succione o sea impactada por aves o fauna que ponga en peligro la fase del vuelo.

Graves daños

Y es que “los incidentes y accidentes causados por aves y todo tipo de fauna han costado a la industria aeronáutica pérdidas en vidas humanas e importantes daños materiales”, según observaciones del Organismo Mundial de Aviación y Regulaciones Nacionales de Aeronáutica Civil.

Este registro de daños en Nicaragua es extenso y se encuentra en manos del Comité de Peligro Aviario de la estatal Empresa Administradora de Aeropuertos Internacionales (EAAI). Una pequeña muestra se encuentra en el sitio web oficial (www.eaai.com.ni).

Junto a seis estudiantes, el docente de la UNA realizó el estudio denominado “caracterización de las condiciones que favorecen la presencia de aves dentro del Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino”, y fundamenta sus afirmaciones en los resultados que fueron entregados a la Gerencia General de la EAAI.

Han contado hasta 500

Señala que esta ave rapiña con alto sentido del olfato es la única que causa el problema. “El zopilote es peligroso para las aeronaves por su peso corporal. Un ejemplar adulto puede pesar hasta cinco kilogramos (más de diez libras), pueden elevar su vuelo aproximadamente a 500 metros de altura, se reúnen por las mañanas a las orillas del lago en grupos de hasta 500 miembros, y por la tarde se dividen en pequeños grupos de 30 individuos”, afinó.

Descartó como solución eliminar o sacrificarlos, “sino en crear condiciones poco atractivas para estas, para que emigren y trasladen a otro sitio. A esto le llamamos manejo pasivo”.

Focos de atención

La presencia del animal alrededor de la pista es el problema, pero no su culpa, según explicó, sino aquellos elementos que provocan y concentran su llegada.

“Los focos de atracción están cercanos a la ruta circundante al aeropuerto, que debe seguir la aeronave para aterrizar o alzar vuelo, siendo estas las zonas críticas de las aeronaves, ante lo cual hay un incremento de peligro”, según el estudio.

También se precisan los focos de atracción y destacan las decenas de basureros en la zona, seguido de los desperdicios de mataderos (la mayoría ilegal) que depositan sus desechos en sitios no apropiados.

Duilio Chavarría, Supervisor del Sistema de Seguridad Operacional del Aeropuerto y miembro del Comité de Peligro Aviario calificó de “importante” el estudio para el control de riesgo e impacto de aves con aeronaves, porque se define la población, especies, habitad de cada una de ellas y el nivel de peligrosidad en orden de jerarquía.

“El estudio permite hacer un plan de manejo a través del Comité de Peligro Aviario, que lo coordina el aeropuerto y está integrado por diferentes instituciones”, mencionó Chavarría.

Prometió que desarrollarán un proceso educacional con las industrias cárnicas, ubicados en los alrededores del aeropuerto, para que elaboren e implementen un plan de manejo de desechos sólidos y evitar esta contaminación ambiental que atrae a los zopilotes.