Leoncio Vanegas
  •  |
  •  |
  • END

Aura Argentina Hernández Mayorga, de 30 años, salió sonriendo de su casa rumbo al Hospital “Alfonso Moncada Guillén” a parir su tercer hijo. Y así de alegre llegó al centro asistencial, según su madre, doña Rosario Mayorga.

“No se preocupe, me siento muy bien”, le contestó la joven madre, pero tras batallar con sus dolores de parto desde la mañana del martes hasta la mañana del jueves, falleció de manera repentina, cuando la ingresaron a la sala de partos.

En el sentir de doña Rosario, había una premonición, y más cuando transcurrían las horas del segundo día. “Opérela, doctor, mejor. No quiero que vaya a pasar como a una muchacha que se le murió el niño dentro del vientre”, cuenta la señora que le dijo al galeno que la recibió.

Añadió que también eso mismo pidió Aura Argentina, pero el profesional de la medicina le contestó que esperara todo el día (miércoles), y que si no ocurría el parto, le realizaría cesárea mañana (jueves). Este día la atendió otro médico, quien le aplicó un suero para ayudar a las contracciones del útero.

Recién nacido está muy grave
“En principio ella no quería el suero porque creía que iba a enfermar a su niño, y por eso el doctor le pidió que firmara un papel, al final ella le dijo que se lo pusiera”, recordó doña Rosario, embargada de dolor y llanto junto a otros familiares que velaban el cuerpo sin vida en el barrio Sandino de esta ciudad.

Siguió contando que a los pocos minutos de recibir el suero, “por cuenta el niño se le vino, y fue cuando miré que la llevaban en una camilla a meterla al quirófano, y todavía el doctor me dijo que no me preocupara que todo iba a salir bien”.

Aura Argentina vivía en Managua, y según sus familiares se vino a Ocotal a tener a su bebé porque confiaba que en el hospital de aquí realizaban más rápido las cirugías de esterilización, porque ya serían tres hijos los procreados. Como antecedente, ella padecía de hipertensión.

Su madre agregó que en la capital pasó todos los controles prenatales, y el último vino a pasarlo en Ocotal. El bebé que dejó, en tan inesperado y fatal resultado, está en cuidados intensivos en el centro asistencial.

Sobre el caso, el doctor Francisco Reyes, Director del Sistema Local de Asistencia Integral en Salud, Silais-Minsa, ordenó una auditoría médica que inició este viernes con la participación de galenos del departamento de Madriz.

De manera breve explicó que la mujer ingresó con contracciones de parto débiles, y por esa razón “el obstetra orienta que se le ponga un suero para ayudarle; evoluciona normal hasta las 10:30 am, y cuando llega a ocho centímetros, ya para el parto, en ese momento comenzó a convulsionar y ocurrió la muerte súbita a las 10:55”, declaró.