Róger Olivas
  •   CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

En flagrante violación a la soberanía nacional, diez pescadores hondureños a bordo de las lanchas “Sinaí”, “Mi Nohelito”, “Mi Wendy”, “Maricela 3” y “Larisa Elena”, fueron capturados por miembros del Distrito Naval del Pacifico, cuando faenaban en aguas jurisdiccionales nicaragüenses la noche del martes último.

Una fuente naval reveló a EL NUEVO DIARIO que pescadores de Puerto Morazán y del puerto Potosí, denunciaron el lunes último la presencia de 25 a 30 embarcaciones catrachas en aguas jurisdiccionales nicaragüenses.

Buscaban camarones

Al siguiente día, un grupo de marineros del Distrito Naval del Pacífico (DNP) salió a patrullar y capturó a los pescadores, que pretendían robar parte de la cosecha camaronera.

Precisó la fuente que los ocupantes de las embarcaciones “Maricela 3” y “Larissa Celena”, fueron sorprendidos, cuando se detuvieron en la arena en el sitio conocido como Punta Arena, en aguas nicaragüenses, exactamente a cinco millas náuticas del puerto de Potosí. Funcionarios de Migración y Extranjería entregaron a los pescadores a Denis Francisco Zamora, originario de la localidad costera El Guapinol, Honduras, propietario de una lancha que los trasladó a su territorio.

Ese sitio es señalado por pescadores nicaragüenses como el centro de operaciones de grupos de pescadores catrachos, que flagrantemente entran a territorio nicaragüense a saquear los recursos marítimos debido a que ellos los sobre explotaron.
 
Los pescadores deportados
Los pescadores deportados son: Ronald Alexander Hernández, de 19 años; Óscar René García, de 15; Norman Sevilla Ávila, de 28; José Mauricio Díaz, de 23; Luis Antonio Fuentes, de 28; Celio Alberto Núñez, de 15 años.

Completan la lista Julio Cesar Corrales, de 32 años; Alexis Alfredo Ramos Espinales, de 28; y Juan Carlos Fuentes Molina y Elmer Emilio Sauceda, ambos de 17 años.

Pescadores de Puerto Morazán y de Potosí denunciaron en las últimas horas ante la Fuerza Naval, que hondureños han amenazado con volver a las aguas nicaragüenses “para robar la cosecha de camarón”.

Los pobladores alarmados han solicitado a la entidad que redoble la vigilancia, ya que el sector de pesca El Guapinol se ha convertido en el principal centro de operaciones de los hondureños.