• |
  • |
  • END

Varios productores del Occidente del país están aprendiendo a reemplazar la carne de res y de pollo por una masa que es elaborada a base del fruto del marañón, el cual botaban después de aprovechar la semilla, sin embargo, ahora se capacitan para procesar la fibra, darle el gusto de la carne y así vender platillos como: hamburguesas, piernas de pollo, bolas y tortas de carnes, entre otros.

Los directivos de la Cuenta Reto del Milenio (CRM) informaron que están acompañando esta iniciativa mediante su operador agrícola Chemonics, el cual ha delegado a una serie de técnicos para que capaciten a los productores que estaban desperdiciando el fruto.

“Tradicionalmente botan el falso fruto y sólo venden la semilla del marañón, desperdiciando un producto que constituye una fibra natural de consumo humano”, reza una nota difundida por la CRM, donde subrayan que los productores llamaban a este desperdicio “falso fruto” (pseudofruto).

Resultados

“Hay productores de marañón que por primera vez están viendo cómo se elaboran algunos alimentos con la fibra, sobre todo las mujeres, que han quedado satisfechas con los resultados, porque es una alternativa oportuna para la alimentación de sus familias”, dijo René Langrand, especialista de marañón de Chemonics.

El árbol del marañón (Anacardium Occidentale) es nativo de las Guayanas y especialmente de Brasil, que ha sido el mayor productor mundial de este fruto que ostenta varios nombres a nivel mundial: cajuil, merey, alcayoiba, castaña de cajú, anacardo, nuez de la India y pajuil.

El fruto es rojo o amarillo, y según los técnicos de Chemonics concentra grandes cantidades de vitamina C. Especialistas en medicina natural le atribuyen propiedades medicinales, y lo utilizan en el tratamiento de cólicos estomacales, inflamaciones, insomnio, neuralgias, diabetes, paludismo y hemorroides.

Hamburguesas

Langrand está impartiendo las capacitaciones, y en ellas los mismos productores han elaborado “hamburguesas con tortas de carne a base de marañón, espaguetis con bolitas de carne y piernitas de pollo”.

Este especialista explicó que el 90% del “fruto falso” que se produce en Nicaragua se dejaba podrir en los campos después de quitarle la semilla, cuando en realidad, se puede utilizar no sólo en la dieta familiar, sino como materia prima para elaborar concentrado animal o vinos, vinagres y jugos de consumo humano.

“Queremos incentivar a la gente para que aumente el valor de su cosecha de marañón, que no sólo venda la semilla o la nuez, sino que obtenga una ganancia adicional”, refirió.

68 productores

“La CRM a través del proyecto agrícola apoya a 68 productores de marañón, de Chinandega, Cosigüina y Villanueva, en el departamento de Chinandega, organizados en dos cooperativas y en una asociación que han desarrollado este cultivo desde hace varios años”, reza una nota de este programa.

Mediante este proyecto, los productores ya injertaron más de 850 árboles de marañón utilizando las variedades CIAL-14 y CRM-75, para mejorar la calidad y el tamaño de la nuez, y así aumentar el rendimiento por manzana. Esta vez están dispuestos a no desaprovechar el “fruto falso”.