•  |
  •  |
  • END

Los directivos de la Cuenta Reto del Milenio (CRM) iniciaron una estrategia de sostenibilidad que permite a los productores de Occidente continuar el proceso de desarrollo de sus proyectos una vez que el programa finalice el próximo año en el Occidente de Nicaragua.

En una nota difundida en su último boletín, afirman que el proyecto de Negocios Rurales de la CRM tiene cuatro años de ejecución en los departamentos de León y Chinandega, “y su intervención termina en mayo de 2011. Durante este período ha beneficiado a ocho mil 629 productores y dueños de pequeñas y medianas empresas, organizados en 409 grupos, entre cooperativas, asociaciones y núcleos demostrativos”.

Según los funcionarios, la intervención del programa estuvo centrada en el apoyo financiero de los planes de negocios, en la transferencia tecnológica, en el establecimiento de estrategias de mercados y en la promoción de formas asociativas como un elemento clave en las gestiones.

“Con cada una de estas acciones se han logrado articular los distintos eslabones de las cadenas productivas, en algunos rubros con mayor rapidez, y en otros con procesos dinámicos más lentos, pero con pasos firmes”, agregan.

La estrategia trata de consolidar dichas cadenas de producción en cuatro áreas: ganadera, agrícola, no agrícola y forestal. A la vez, esperan seguir motivando su desarrollo mediante planes que implementen los mismos sectores.

El rubro del plátano es uno de los ejemplos del dinamismo económico que se puede alcanzar, según la CRM, pues los productores organizados en distintas cooperativas han establecido alianzas entre sí y con otros grupos, para cumplir con la demanda del volumen requerido por las empresas con las cuales mantienen mercado.

Alrededor de 412 pequeños productores asociados en tres cooperativas, y dos grupos de Tonalá y Posoltega, están abasteciendo la planta de procesamiento de plátano ubicada en Tonalá y supliendo a clientes como Dinant y Hortifruti/Wal-Mart de Centroamérica.

La articulación ocurre cuando se empiezan a alcanzar mejores rendimientos productivos con el uso de la tecnología de riego, facilitada por la CRM. “La calidad del producto ha mejorado significativamente, reactivaron el centro de acopio y consiguen compradores que se interesan por la nueva oferta del producto”, indicó el subdirector de la CRM, Ignacio Vélez.

“De esta forma se atrae a los mejores clientes, empresas que demandan grandes volúmenes de producto de buena calidad, particularmente para mercados de exportación. Se le otorgan las herramientas de escala a pequeños productores que de otra forma no pueden competir, lo cual permite una mayor seguridad y sostenibilidad al pequeño agricultor organizado”, agregó Vélez.