•  |
  •  |
  • END

Bajo el lema “Conduce tu vida, vuelve seguro a tu casa”, la organización Personas Unidas en el Dolor y la Esperanza, PUDE, celebraron su segundo aniversario con una marcha en carretera a Masaya, donde demandaron a los conductores de vehículos mayor prudencia al tomar el volante, especialmente a quienes consumen licor o se dedican a las carreras ilegales.

La marcha inició en los alrededores del Colegio Teresiano y finalizó en la rotonda “Jean Paul Genie”, acompañados por miembros de la Policía Nacional, Bomberos, escuelas de manejo y estudiantes de distintas universidades.

Conciencia… ¿Dónde estás?
Javier Álvarez, miembro de PUDE, explicó que además de celebrar el aniversario de PUDE, la iniciativa busca crear conciencia en la población en general para que ayuden a disminuir los accidentes de tránsito en el país.

“Lo que nosotros queremos es mostrar a la población de que nosotros somos un grupo de padres que hemos perdido a nuestros hijos en accidente de tránsito, que tomen conciencia para que comiencen a tener precaución mientras conducen”, enfatizó Álvarez.

Explicó que la organización seguirá atendiendo a personas afectadas por la pérdida trágica de un familiar en un accidente de tránsito, y dice que la labor de la Policía ha sido clave al disminuir la cantidad de accidentes este año, especialmente las muertes.

Álvarez aseguró que actualmente hay un total de 200 miembros en la organización y que todos en cierta medida han perdido a un ser querido debido a un accidente de tránsito. “Creo que seguiremos creciendo porque la organización, a pesar de que es joven, se ha dado a conocer y queremos continuar dando el apoyo a aquellas personas que pasan por situaciones como éstas”, reveló.

Infractores aprendieron su lección
Un bloque de unos 20 conductores llamó la atención del público durante la marcha, ya que se trataba de infractores de la Ley de Tránsito, a quienes la Policía Nacional les había suspendido la licencia de conducir y pedían mayor precaución para evitar estas sanciones.

Marlon López, uno de los conductores multados, reconoció que ha “aprendido la lección” y por esta misma razón se sumó a dicha iniciativa. “Toda persona que conduce un vehículo tiene que tener más cuidado para no afectar a terceras personas. Estoy pagando mi sanción y he aprendido que debo de conducir con mucho más cuidado”, manifestó.

Carlos Sandoval, conductor de un bus, es otro que integraba este bloque por conducir en estado de ebriedad. Explicó que esta situación le ha valido graves consecuencias como la pérdida de su trabajo y hasta la inestabilidad familiar. “Todos los que estamos aquí estamos aprendiendo y apoyando”, declaró.