Edith Pineda
  •  |
  •  |
  • END

Pese a que desde 2008 Nicaragua entró a la lista de países afectados con gripe equina, hasta ahora se emprende una jornada de vacunación con miras a evitar un brote de esta enfermedad altamente contagiosa.

La población de caballos utilizados para trabajo es la beneficiaria de esta iniciativa, impulsada por la Fundación Amarte, ya que por la situación de pobreza de sus dueños, pagar la inmunización les resulta inalcanzable.

Enrique Rimbaud, Presidente de la Fundación advirtió que no se puede ni debe bajar la guardia ante esta amenaza, sobre todo ahora que ha mutado afectando a perros, según reportes internacionales.

La Primera Campaña de Vacunación contra la Gripe Equina arrancó el sábado pasado en San Marcos, y continuará el viernes 6 de agosto en Masaya y Granada. En total serán inmunizados mil animales que corresponde a casi el total de la población equina de esas tres ciudades.

Según Rimbaud esta es la primera etapa de la campaña, y espera que genere efecto multiplicador para poder ejecutarla en otros departamentos con poblaciones grandes de caballos como Managua donde hay un total de 15 mil ejemplares.

La dos dosis de vacuna que se debe administrar a los animales representa una inversión de más de 10 mil dólares, que fueron donados por Inversiones Antares, una empresa nicaragüense del sector agropecuario.

Magfor no apoyó

Rimbaud criticó la posición apática de las autoridades del Ministerio Agropecuario y Forestal, Magfor, a quienes aseguró han planteado la necesidad de actuar, pero les respondieron “que no es un problema nacional, dado que sólo afecta a los caballos de carretoneros, que el resto no tenía de qué preocuparse”.

Sólo en marzo de 2009, los veterinarios, en su mayoría de Fundación Amarte, detectaron más de 5 mil casos de la enfermedad en 17 departamentos. Este año se alertó de un posible brote, por lo que consideraron oportuno adelantarse a un contagio. La vacuna con valor de 400 córdobas la dosis –se requieren dos por animal-- es inaccesible para la población pobre.

En Masaya la vacunación iniciará el viernes de 9 a 11 de la mañana frente a la antigua estación del ferrocarril. Luego se traslada a Granada, donde a partir de las 3 de la tarde atenderán a todos los que lleguen a la plazoleta ubicada cerca del cementerio.

“Si bien no solucionamos el problema del país, le damos una buena paliza al virus, manteniendo lugares de contención en los que la enfermedad no puede desarrollarse”, concluyó Rimbaud.