•   GRANADA Y MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • END

Miles de granadinos estuvieron sin los servicios de agua potable y energía eléctrica desde la tarde del martes, debido a que un rayo dañó el transformador de potencia de la subestación Granada de Enatrel. Esta incidencia afectó a toda la ciudad y comunidades vecinas, aunque sus pobladores aseguran que anoche el problema todavía no se superaba en su totalidad.

Hazel Gutiérrez, divulgadora de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel), informó la noche del martes que la incidencia tuvo lugar en los transformadores de la subestación a las tres y 55 minutos de la tarde.

Explicó que el problema afectó al 75% de la población de Granada, quienes quedaron sin servicio eléctrico y por eso las cuadrillas de Enatrel estaban abocadas a resolver el problema en la subestación ubicada en el kilómetro 45 de la carretera que divide Granada y Masaya.

Queja se multiplica

La reacción de Gutiérrez se escuchó después de las múltiples quejas de los granadinos, quienes denunciaron que a la suspensión del servicio eléctrico se sumaba la falta de agua potable en diversos puntos.

Ervin Baca delegado departamental de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, confirmó que los pozos habían dejado de bombear el líquido desde que se suspendió el servicio de energía, y el agua que todavía llegaba a algunas viviendas era la que había quedado en la tubería.

Baca detalló que este incidente afectó las principales estaciones de bombeo de Granada, entre ellas la Quinta Ena Número uno, dos y tres, y El Escudo uno y dos. También se suspendió el bombeo por falta de energía en La Zopilota y La Regla, en Diriomo.

Fenosa confirma

Noel Hernández Ramos, Responsable de Información de la Gerencia de Comunicación de Unión Fenosa, confirmó la falta de energía en toda la zona, la cual se extendió hasta la madrugada de ayer miércoles, cuando lograron recibir el suministro desde tres subestaciones vecinas de Enatrel: “Benjamín Zeledón”, Nandaime y Masatepe.

“La causa de estas afectaciones se debe a la quema del transformador de potencia de 40 megavoltiamperios (MVA) de la subestación Granada, propiedad de Enatrel”, explicó Hernández, quien recordó que Fenosa recibe el fluido de esta firma estatal para poder entregarlo a los pobladores.

Vuelven a dejar sin luz

 Precisó que el percance duró “ocho horas con 45 minutos”, pero todavía no estaba resuelta, pues la subestación Granada seguía fuera del sistema, y por eso tenían que suspender el suministro otra vez para reparar la falla y conectarla de nuevo.

Estas labores se extendieron desde las seis de la mañana hasta las seis de la tarde de ayer, y además de la ciudad de Granada, entre las zonas afectadas mencionó las comunidades de Tisma, San Ramón, San Guillermo, Santa Clara, Chagüite, El Palenque, La Piedra, El Bálsamo, Santa Cruz, Los Malacos, El Fortín, Santa Rita, El Guayabo, Osagay, El Atillo y El Chorizo.

Baca, delegado de Enacal, confirmó que a primera hora el servicio de energía fue restablecido a varios pobladores, y manifestó que recibió unas 20 llamadas pidiendo explicación por la falta de agua. Sin embargo, señaló que había servicio en las viviendas (110 voltios) pero las líneas de alta tensión que conectan los pozos (460 voltios) todavía estaban sin suministro, por lo cual no podía restablecer el bombeo.

Anoche esperaban agua

El servicio de energía fue restablecido totalmente a eso de las cinco y media de la tarde del miércoles, pero la falta de agua persistía en la zona.

Maritza Tellería, divulgadora de Enacal, confirmó la situación. “No estábamos brindando el servicio debido a que no había luz eléctrica, pero ahora (ayer) que ya se resolvió estamos devolviendo el servicio paulatinamente”, dijo.

Varios pobladores a las ocho de la noche todavía esperaban el servicio de agua en “La Gran Sultana”, pero el delegado de Enacal pedía paciencia pues las tuberías habían quedado “vaciadas”.

“En Granada tenemos 140 kilómetros de tubería de diferente diámetro y cuando suceden estas emergencias quedan completamente vacías, por eso cuando se restablece el servicio de energía en algunos sectores el agua llega una hora después, en otros  dos horas después y en las partes altas llega hasta cuatro o siete horas más tarde”, explicó Baca.