• MASAYA |
  • |
  • |
  • END

Las autoridades del Instituto Nacional Héroes y Mártires de la Reforma, Inhmare, tienen más de un mes de estar sin el servicio de energía eléctrica y esto ha ocasionado problemas en varias comunidades de Masaya, pues los estudiantes se han visto obligados a reducir sus horarios académicos.

Yaneth Díaz, Directora del centro, explicó que para lograr impartir las seis clases en el turno de la tarde han tenido que reducir a 40 minutos cada periodo de clases, el cual es de 45 minutos regularmente. “Es que a las cinco de la tarde ya no se ve nada, las aulas están oscuras”, señaló.

Por falta de energía, las clases del turno nocturno están suspendidas y toda la comunidad educativa teme que se pierda el año lectivo por esta razón. Díaz, expresó que la falta del servicio también ha generado un poco de indisciplina porque no hay timbre para identificar la hora del cambio de clase.

Tambalea cooperación

En este centro también reciben clases más de tres mil alumnos en los turnos matutino, vespertino y sabatino.

Díaz agregó que esta situación pone en peligro la cooperación con Alemania, quienes señalan que no pueden seguir ayudando porque no es posible que los estudiantes no reciban el “pan de la enseñanza” en condiciones adecuadas.

Según la directora del centro, han llamado en reiteradas ocasiones a los ejecutivos de Unión Fenosa, pero que cuando llegan a revisar, los mismos supervisores se equivocan porque unos dicen que el problema es interno y otros manifiestan que es externo, pero que hasta el momento no les han dado ninguna respuesta positiva y lo único que saben es que explotó un transformador.

Enacal y Minsa

Pero no sólo falta la energía eléctrica en dicho centro de estudio. A la comunidad también le preocupa que tienen tres meses sin servicios higiénicos, porque el drenaje de aguas negras se encuentra obstruido sin que hasta ahora haya respuesta de parte de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal.

Díaz explicó que los servicios están descompuestos porque dos manjoles de Enacal no dejan que las aguas negras circulen. Precisó que ha enviado varias cartas a los directivos de esta empresa y no les han dado respuesta, por lo que le hace un llamado público para que les ayuden a solucionar el problema y de igual forma a Fenosa.

El Ministerio de Salud hace pocos días mandó a cerrar los servicios higiénicos para evitar algún brote de enfermedades. También les aplicó una multa por falta de higiene, aunque la directora asegura: “no es culpa de nosotros”.