Lésber Quintero
  •   SAN JORGE, RIVAS  |
  •  |
  •  |
  • END

Los ejecutivos de la compañía eólica Blue Power & Energy esperan que el Instituto Nicaragüense de Energía, INE, les apruebe el contrato de compra-venta de energía eléctrica que recién firmaron con las distribuidoras de Gas Natural/Unión Fenosa, donde fijan el precio de cada megavatio en 104 dólares con 50 centavos, además de una indexación del 3% anual para los próximos 15 años.

Carlos Cuadra, Vicepresidente de Blue Power & Energy, reconoció que dicha oferta está por encima de los precios del mercado, pero explicó que la diferencia radica en los intereses convenidos en la firma del financiamiento de este proyecto, además del tipo de tecnología que están utilizando.

Cuadra precisó que el contrato firmado con Fenosa ya fue enviado al INE para su respectivo análisis, y es la base para la comercialización de la producción de energía en los planteles que se comenzarán a construir entre septiembre y octubre próximo.

Pelota en cancha del INE

Cabe destacar que los técnicos del ente regulador ahora tienen la última palabra para aprobar o descartar este precio pactado entre Fenosa y Blue Power, el cual será determinante para el cálculo de la tarifa de la energía que se cobra a los usuarios cada mes en sus facturas.

El 80% del capital de Blue Power es financiado por el Banco Internacional de Costa Rica S.A. (Bicsa), que tiene sede en Panamá. El restante 20% es capital de los socios de la empresa, donde destacan: Lacayo Fiallos Constructores, Corporación Eléctrica de Nicaragua S.A. (Censa), Grupo Joaquín Cuadra Lacayo (JCL) y la corporación Vestas Wind Systems A/S, empresa fabricante de los equipos.

Cuadra explicó que la construcción de la central eólica se ejecutará con una inversión de 109 millones de dólares. Seis aerogeneradores serán instalados en la finca San Juan del municipio de San Jorge y 16 en la finca San Martín, en Rivas. Cada torre tendrá una capacidad máxima de generación de 1.8 megavatio con una capacidad total de 39.8 megas.

Vientos óptimos

Cuadra expresó que toda la infraestructura y equipos serán importados desde Dinamarca y son de la marca Vestas.

El ejecutivo de Blue Power indicó que seleccionaron el municipio de San Jorge para instalar este plantel, debido a la velocidad de ocho metros por segundo que alcanzan sus vientos, los cuales son ideales para la generación de energía.

“La construcción de la central eólica inicia entre septiembre y octubre, y lo primero es la preparación del terreno, la construcción de caminos y campamentos, hasta culminar en enero de 2012 con la instalación de las 22 torres. En este período se espera generar 300 empleos”, explicó Cuadra, quien no descarta una segunda fase.

Gilma Canales, Alcaldesa de San Jorge, se mostró satisfecha con este tipo de inversiones, “ya que además de producir energía limpia, el municipio cobra importancia ante los ojos del mundo y esto significa futuras inversiones, generación de empleos y ejecución de proyectos sociales financiados por estas compañías”.

Blue, Eolo y Amayo

Canales señaló que ya sostuvo conversaciones con los socios de la compañía Blue Power & Energy, “que nos pueden ayudar con alumbrado de parques, apoyo a colegios, entre otras obras”.

En esta misma zona espera asentarse Eolo S.A., otra compañía eólica privada que tiene su licencia aprobada por el Ministerio de Energía y Minas, MEM, igual que Blue Energy. Ambas serían competencia directa de los dos proyectos de Amayo, una compañía que inició operaciones el año pasado y ahora tiene instalada una capacidad total de 63 megavatios.

Se conoció que Blue Power y Eolo todavía afinan sus gestiones de financiamiento, especialmente con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE). No obstante, ambos proyectos esperan iniciar construcción este año.

Amayo todavía sin indexación

La producción de las 19 torres de la primera fase de Amayo, se vende a Fenosa en un precio fijo de 86 dólares con 25 centavos por cada megavatio, según el contrato firmado en 2006, donde se especifica que a partir de 2011 estará “sujeto a un ajuste anual únicamente en función de las variaciones del Índice de Precios al productor de los Estados Unidos”.

La producción de las 11 torres de la segunda fase de Amayo se vende en 92 dólares netos por megavatio, pues así se firmó en el contrato de 2009, donde se determina que a partir del próximo año “se incrementará anualmente tres puntos porcentuales sobre el cien por ciento del precio del año anterior”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus