•  |
  •  |
  • END

“Nos preocupa mucho cómo está en Nicaragua la visión del papel que puede jugar la cooperación europea en el desarrollo nacional, porque cuando esa visión no está clara se facilita la decisión en Europa: Salir”.

Así lo definió el señor Ronald Van der Hijden, Director en Holanda del Consejo Nacional de los hermanamientos entre 16 ciudades de aquel país y otras tantas de Nicaragua, entre las cuales hay nueve cabeceras departamentales.

Actualmente, la cooperación holandesa tiene tres vertientes: la oficial bilateral, de Estado a Estado, con enfoque de salud, educación, sector privado y gobernabilidad. Las ONG holandesas como Oxfam Novib, Icco, Hivos, entre otros; y los hermanamientos entre ciudades.

Reveló Van der Hijden que en Holanda y otros países europeos, a nivel de gobierno y de sociedad, se debate sobre la disminución de fondos y sobre la reducción en el número de países latinoamericanos que reciben cooperación, y el enfoque cada día apunta más hacia África.

Como se sabe, las oleadas migratorias de africanos a Europa crecen a medida que aumenta la pobreza en África, que disminuyen las posibilidades de desarrollo, y que se expande la geografía del hambre por un creciente número de países, por lo que resulta casi natural que los europeos intenten revertir esa situación del continente vecino con los fondos que todavía destinan a países lejanos.

Que Brasil y EU se hagan cargo

En Europa se cree que al final del día, los países latinoamericanos pueden resolver sus problemas sin ayuda europea, pero liderados por un Brasil como el de Lula, y por Estados Unidos.

Pero Van der Hijden todavía es optimista y, dice, “Estamos listos para reunirnos con el Invur a fin de que Ceprodel reciba el subsidio de un mil 500 dólares para cada una de las mil viviendas de interés social que van a construirse repartidas entre once municipios nicaragüenses del hermanamiento con ciudades holandesas, y así nosotros proceder a desembolsar nuestro financiamiento para empezar la construcción lo más pronto posible”.

Este dinero, que asciende a 6 millones de euros, lo consiguió el Consejo de Hermanamientos a bajo interés entre bancos holandeses y el Instituto DIGH a través de Ceprodel en Nicaragua.

En tanto, la posibilidad de construir esas mil viviendas, representa un gran entusiasmo para Van der Hijden y para los activistas holandeses de la cooperación, porque un nuevo grupo social nicaragüense tendrá acceso a viviendas de 60 a 80 dólares mensuales, que de otra manera no podrían.

Un hermanamiento de 30 años

Refiere Van der Hieden, que el movimiento de los hermanamientos de ciudades holandesas con nicaragüenses data de 1980, cuando el hoy canciller Samuel Santos, entonces alcalde de Managua, viajó a suscribir el primer convenio en Amsterdam.

Actualmente, por la vía de los hermanamientos ingresan a Nicaragua entre 5 y 6 millones de euros para todos los proyectos en los 16 municipios. En ocasión del Mitch, los hermanamientos proveyeron 5 millones de euros adicionales, y el aporte de toda Holanda en ese desastre sumó 50 millones de euros.

En 1990, con la salida del FSLN del gobierno, la relación se convirtió en una forma de cooperación descentralizada enfocada a fortalecer el denominado “triángulo del desarrollo socioeconómico sostenible” es decir, la institucionalidad de los gobiernos municipales, de los ONG locales y del sector privado de las localidades como cámaras de comercio y otras asociaciones empresariales.

Integran niñez a escuelas

A partir del año 2000, los hermanamientos impulsan la adopción local de métodos de planificación estratégica para que cada municipio pueda determinar las potencialidades económicas que tienen a efectos de generar más ingresos y empleos.

Las alcaldías son facilitadoras de este desarrollo económico local, y sirve mucho la creación de comités de desarrollo municipal porque fortalecen la participación interactiva de los tres grandes actores: los gobiernos municipales, los ONG locales como Cuculmeca en Jinotega, Masinfa en Masaya, Chinantlan en Chinandega, etc y el sector privado de cada municipio.

En 2007, sigue refiriendo Van der Hijden, los hermanamientos promueven la integración de la niñez al sistema escolar, y el resultado de haber invertido en esto dos millones y medio de dólares en los últimos tres años, es que 20 mil infantes volvieron a las aulas.

También se da asistencia a la educación técnica, y tenemos fondos para apoyar los programas del Mined y del Inatec en 16 municipios. Del mismo modo conseguimos fondos para Ceprodel y otras instituciones apoyen con préstamos a pequeñas empresas.

Parque de ferias en León

En León apoyamos la construcción del parque de ferias; en Rama fomentamos las cooperativas de cacao, en Jinotega, con Aldea Global, apoyaremos el programa de producción de raíces y tubérculos, principalmente malanga, y también tenemos experiencia de trabajo y relación con la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN).

La evaluación holandesa de Ronald Van der Hijden, quien viene de recorrer 8 municipios hermanados, cosa que hace unas tres veces por año, es que hay mucho desarrollo debido al respaldo de los hermanamientos, y que la mayoría de proyectos y programas están marchando bien. Hay más atención al cumplimiento de los objetivos del Milenio en términos de Educación, y más atención a la cooperación entre alcaldías y sectores privados, lo mismo que nuevos temas financieros.

Una puerta al mundo

Con mucho cariño, nuestro entrevistado refiere que desde 1993, cada año van dos muralistas nicaragüenses a Holanda para realizar murales con los niños holandeses sobre temas de los objetivos del Milenio, la solidaridad y los derechos de la niñez, entre otros.

“Los hermanamientos –dice- nos enseñan mucho y son como una puerta hacia otros mundos. A través de ellos, muchos jóvenes de Holanda tienen en Nicaragua su primera experiencia con el mundo exterior.

“Para nosotros son también como una escuela, porque nos permite aprender mucho sobre temas como la participación ciudadana, en lo cual Nicaragua está muy avanzada”.

Reconoce que hay bastante capacidad en los actores nicas (ONG, alcaldías y sector privado) para utilizar la cooperación en el logro de grandes avances hasta el año 2015, y que en Holanda hay gran confianza en esta relación.

Preocupación por gobernabilidad

Pero también –advierte- hay mucha preocupación por el mantenimiento de la institucionalidad y la gobernabilidad en Nicaragua.

Porque con nuestros fondos queremos construir una sociedad civil pluralista, y que este pluralismo también exista entre los socios del triángulo alcaldía, empresa privada y ONG, donde a veces hay tensiones, a pesar de que aislados no podrán tener éxito.

Pero es positivo –concluye Van der Hijden- que los lazos entre el sector privado, ONG y alcaldías sean cada día más fuertes, porque en el fondo este país necesita más producción, más empleos y más ingresos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus