•  |
  •  |
  • END

Nicanor Gonzalo Polanco Wilson, Presidente de la Asociación Multiétnica Kisan por la Paz, denunció que la reciente demarcación de los territorios indígenas, realizada por funcionarios de la Comisión de Demarcación y Titulación de las tierras indígenas (Conadeti), agrede a propietarios que históricamente han poseído sus tierras en la RAAN.

Señaló que demarcaron y limitaron sobre tierras que no han sido ni ocupadas ni poseídas por las comunidades indígenas, tierras que pertenecen en su mayoría a los campesinos y desmovilizados de las diferentes organizaciones armadas que existieron antes de los 90, entre éstos: Kisan por la Paz, Yatama, Armigob, Amir y Resistencia Nicaragüense.

Indicó que pasaron por encima de lo establecido en los artículos 3, 24 y 39 de la Ley 445, que establece que para efectos de ampliar o complementar las tierras comunitarias, éstas deben estar ocupadas y poseídas por los que pretenden resultar beneficiados.

Polanco Wilson expresó que esta Ley es de carácter expropiatorio, confiscatorio, inconstitucional y excluyente, en vista de que la población --en su mayoría en un 90%-- “somos de descendencia criolla o mal llamados mestizos, ya que en los artículos del 35 al 38, deja sin efectos los títulos de Reforma Agraria otorgados a campesinos beneficiarios, pretendiendo desalojar a aquellos poseedores y ocupantes que han adquirido de buena fe dichas tierras”.

Kisan por la Paz se desmovilizó con base en los acuerdos firmados el 17 de mayo de 1985 con el gobierno sandinista, y hasta la fecha no han recibido la titularidad del dominio de las tierras que les fueron asignadas, sintiéndose amenazados actualmente ante el despojo de sus tierras, recordó Polanco Wilson.

Éste demanda al gobierno del presidente Daniel Ortega cumplir con los compromisos firmados, y que otorgue los títulos a las 396 familias integrantes de Kisan por la Paz.