•  |
  •  |
  • END

La Federación de Mujeres con Capacidades Diferentes, Femucadi, cerró las actividades enmarcadas en el 15 Aniversario de la aprobación de la Ley 202, que reconoce los derechos de las personas con este tipo de problemas, planteando la urgencia de que sea atendida la alarma de violencia intrafamiliar contra las féminas, que emitieron a inicios de semana.

Buen porcentaje de la responsabilidad de que eso sea posible a escala nacional, la tienen los diputados, según lo ha planteado Femucadi.

Sandra Darce, presidenta de la organización, dijo que ellos se comprometieron a dar respuesta a la solicitud de asignación de una partida de 400 mil córdobas antes de finalizar octubre, con lo cual cubrirían durante un semestre la puesta en marcha del proyecto de “No violencia”.

La justificación de su alerta se basa en los reportes de un promedio de 150 casos de violencia intrafamiliar por región en el último trimestre. Los índices más graves los reporta la IV región, donde se han registrado 392 casos denunciados, de los cuales el 40% corresponde a mujeres con discapacidad.

Darce explicó que el proyecto se lo darán a conocer a las diferentes instituciones que trabajan en la atención a las mujeres, pues la idea es fortalecer el trabajo con las diferentes Comisarías de la Mujer, respecto a la atención a las mujeres con discapacidad, teniendo en cuenta que en lo que va del año, siete con esa condición han sido asesinadas.

También habló de su intención de pedir apoyo a la alcaldesa de Managua, Daysi Torres, a través de la oficina de la mujer.

Darce alegó que las mujeres con discapacidad son vulnerables a la violencia intrafamiliar, ya que sus limitaciones físicas muchas veces les impiden denunciar los abusos que sufren.

Discapacitadas se capacitan

La presidenta de Femucadi, organización que aglutina a 5,890 mujeres con discapacidad, informó entre los avances logrados por la organización, la capacitación de 162 mujeres por medio del apoyo del Instituto Nacional Tecnológico, Inatec.

Ella lo valoró como un aporte, dado que el acceso al empleo para las mujeres con discapacidad es limitado. Apenas el 0.9% del personal de las instituciones públicas son personas con este tipo de problemas, y de los que están, la mayoría son varones.

Mediante becas, un total de 162 mujeres con discapacidad ya se han capacitado en oficios técnicos, “lo cual fortalece su capacidad laboral”, dijo Darce, destacando que son herramientas que les permitirá laborar de forma independiente desde sus casas.

Otros beneficios logrados es el plan techo y piso para 81 mujeres con discapacidad en la V Región.