• |
  • |
  • END

Lamentable es el caso de Tamaulipas y de los “Zetas”, en México, o las deportaciones de nicaragüenses en Estados Unidos y las redadas en Costa Rica, sin embargo, el flujo de migrantes no se detiene, indica Martha Cranshaw, perteneciente a la Red Nicaragüense para las Migraciones.

“Hay mayor parte de la población que si decide migrar lo hace con mayor información, y están más claros de los riesgos de caer en malas manos y de sus derechos. Éste podría considerarse un logro, aunque la ola de la migración es una mala señal de la problemática interna en nuestro país”, considera, precisamente en la “Semana del Migrante”.

Cranshaw explica que la migración es un signo de falta de oportunidades, que no sólo ocurre en Nicaragua sino también en El Salvador, teniendo mayores niveles de deportaciones de Estados Unidos, lo cual es una fracción en comparación con los deportados nicaragüenses.

Jorge Estrada, miembro de la Red Nicaragüense para las Migraciones, señala que la Semana del Migrante inició el domingo, y continuará con una serie de actividades de incidencia, con el objetivo de impulsar las reformas migratorias propuestas y que se protejan los derechos de los nicaragüenses en el exterior.

Asimismo está la promoción de la organización de los familiares de migrantes dentro y fuera del país.

Esto se realiza a nivel de Estelí, Rivas, León y Managua, trabajando en la prevención, protección y la promoción de los derechos del migrante. En ello participan esencialmente jefas de hogar o adolescentes con familiares, principalmente en Costa Rica. A éstos los capacitan, orientan, o, de ser necesario, los remiten a organizaciones de derechos humanos que están en el país vecino.

Martha Cranshaw señaló que es positivo que el gobierno establezca políticas y programas para atender a los nicaragüenses en el exterior, lo que es una necesidad remarcada desde 2002.

Entre otras cosas, impulsarán una campaña amplia sobre las demandas de la Red Nicaragüense para las Migraciones, que son facilitar la obtención de documentos como la partida de nacimiento, el pasaporte, la cédula de identidad y el récord de Policía, así como el permiso de trabajo para los y las migrantes. Todos éstos, elementos básicos para la regularización de cualquier conciudadano en el exterior.