Rafael Lara
  • |
  • |
  • END

De acuerdo a los representantes de organizaciones que conforman el Proyecto Integrado de Lucha contra el VIH-Sida, en cinco departamentos de Nicaragua hay diversos avances en materia de atención en el tema de la epidemia, sin embargo, los aspectos sociales y económicos aún son tarea pendiente.

Durante el Foro Multisectorial sobre VIH 2010, el doctor Miguel Orozco, miembro del consorcio Proyecto Integrado de Lucha contra el VIH-Sida, señaló que a través de esta iniciativa han logrado crear los vínculos necesarios para un trabajo de coordinación y colaboración para no repetir actividades y aprovechar recursos, fortaleciendo las comisiones municipales de lucha contra el Sida, además de potenciar a los actores locales para dar mejor respuesta a nivel local.

Sin embargo, a nivel local considera que no todas las organizaciones tienen la misma capacidad de trabajo, además el concepto de los derechos de las personas que conviven con el VIH, es uno de los temas en los que se debe mejorar en la sociedad.

“Otra dificultad es identificar quiénes necesitan más apoyo con atención mejor dirigida en base a su tipo de actividad y la vida que llevan, para que puedan prepararse y sus acciones no se conviertan en un peligro”.

Para Grazia Faieta, representante en Nicaragua de la organización Terra Nuova, las desigualdades en acciones tienen que ver con los recursos que llegan a cada departamento, donde hay más presencia de organizaciones de la cooperación internacional, donde hay más organizaciones civiles trabajando el tema, además del tiempo de la presencia de éstas en la localidad. También con la voluntad de quienes están a la cabeza de las instituciones nacionales en las localidades.

“También está la idea dónde está cada región en las estadísticas, por tanto hay más atención en el caso de Chinandega, Managua y Rivas. Mientras en Río San Juan, Boaco y Chontales son incipientes en organización”.

Ante tal situación consideró indispensable la convocatoria del Foro Multisectorial sobre VIH, por el intercambio de experiencias, la creación de mejor coordinación y las valoraciones sobre los avances y los retos.

José Medrano, Secretario Técnico de la Comisión Nicaragüense del Sida, Conisida, señala que como parte de las acciones para reducir las deficiencias se está trabajando en una estrategia de base comunitaria y de fortalecimiento en los servicios de salud, dentro del marco del programa “con cariño y calidad”.

Indicó que entre los logros alcanzados asegura que hay 29 unidades descentralizadas para brindar terapias de retroviral a nivel nacional, además que en el 74% de las unidades de salud hay disponibilidad de pruebas, con servicios de consejería.

“Según las estadísticas de 2009, de 112 mil pruebas, el 40% se hicieron en la población en general, el resto fue para mujeres embarazadas y se debe recordar que la mujer asiste con mayor frecuencia a sus chequeos. Este año tenemos un porcentaje similar en pruebas, sin embargo estamos haciendo la campaña para que la gente se acerque a estas unidades”.

Entre las acciones del año pasado se impulsaron varias campañas tales como “El Día de la Prueba”, luego en diciembre se hicieron las mismas en la avenida universitaria. Para el próximo año plantean incrementar el número de pruebas en un 20% en especial en la juventud, e incidiendo en los grupos considerados de mayor vulnerabilidad, así también en la niñez huérfana, en quienes se aumentarán las pruebas, en al menos un 30%.

Aunque algunas organizaciones de sociedad civil que trabajan el tema mencionan que una de las debilidades de la prevención es la poco intervención del Ministerio de Salud, en el tema de prevención del VIH, asegura que en educación son 10 mil las escuelas con el tema Educación para la Vida. Por otra parte, hay sangre segura a través de la Cruz Roja Nicaragüense.

Alan Wilson, pastor bautista en Bluefields y presidente de la Asociación de Pastores del Atlántico Sur, trabaja en la asistencia de personas que conviven con el VIH, dándoles consejería y acompañándolos en 22 iglesias de diferentes denominaciones.

“Según las estadísticas en la región hay 150 casos detectados y de ellos tenemos contacto con 30. La mayoría que son VIH no han declarado su condición públicamente, algunos ni a sus familias, y quienes lo hacen regularmente están en organizaciones que trabajan el tema, en este caso en Bluefields 3 y otros en Puerto Cabezas hay dos más. Las reuniones son prácticamente clandestinas por la discriminación social por su condición”.

Marta Bonilla Zapata, parte de la Asociación de Mujeres Nicaragüenses “Luisa Amanda Espinoza” y Casa de la Mujer, en Rivas, tiene por labor el trabajo de sensibilización y prevención. Encuentra que hay avances en el apoyo familiar para las personas portadoras, “sin embargo las condiciones y el impacto económico en estas familias es profundo y la mayoría a quienes hemos acompañados son personas de escasos recursos, el mayor número de hombres que se fueron a trabajar al extranjero, a Costa Rica y regresaron al país positivos, hombres jóvenes”.

Comenta que por las características como lugar fronterizo, hay más y más turistas extranjeros en San Juan del Sur, Tola y la isla de Ometepe, siendo la explotación sexual un tema que desgraciadamente va en ascenso, ocurriendo que a nivel de las comunidades, se ve bien que los jóvenes acompañen a extranjeros.

“Tras la explotación sexual hay cadenas de corrupción y las organizaciones del crimen organizado que tienen que ver con explotación sexual, trata de personas e inclusive el narcotráfico. Esto incluye a abogados y abogadas especializados en la defensa de este tipo de personas, tras la que se mueve mucho dinero”, argumentó la licenciada Bonilla.