•  |
  •  |
  • END

Las “megaestafas telefónicas” continúan causando daño entre las familias nicaragüenses, y los victimarios podrían estar ligados a la trata de personas, ya que familiares de la joven Jennifer Jael Méndez Abarca, de 18 años, denunciaron a EL NUEVO DIARIO que desapareció luego que recibiera el anzuelo-mensaje. En el mensaje recibido le comunicaban que había sido la ganadora de 25 mil dólares y un vehículo marca Toyota-Hilux.

Una red de estafadores internacionales está enviando mensajes a los usuarios de las empresas de telefonía celular de nuestro país, en los que aseguran que han ganado fabulosos premios, con el fin de sacarles dinero, y, al parecer, quieren hacer llegar a las víctimas a países como Guatemala y Honduras.

Según Flor de María Abarca Rugama, de 37 años, madre de la desaparecida, su hija recibió el engañoso mensaje el pasado miércoles 22 de septiembre, y a pesar de que le habían advertido que no llamara a la supuesta empresa que otorgaría el premio, la joven lo hizo.

Dos días después desapareció, y fue hasta este martes recién pasado que tuvo noticias de ella.

“Una amiga de mi hija que se llama Otilia le dijo al marido de mi hija que ellas se habían comunicado a través del Messenger, y que mi hija le dijo rápidamente que se encontraba en Honduras, que quería regresar a Nicaragua, pero que no podía, y luego cortó la comunicación, al parecer porque estaba presionada”, aseveró Abarca Rugama.

Temor por secuestro

La madre de la desaparecida dijo temer que su hija haya ido en busca del supuesto premio y caído en manos de los estafadores, de los peligrosos mareros de Honduras o sea víctima de explotación sexual.

Indicó que no vieron a ninguna persona desconocida acercársele a la joven, y que ella no expresó sus deseos de buscar un trabajo en otro lugar. “El martes pasado mi hija le dijo a su tío que quería irse de la casa donde vive con su marido, por algunos problemas que no especificó, pero después dijo que había desistido. La cuñada de mi hija me dijo que ella y su marido no tenían problemas y estaban bien”, recordó doña Flor.

Familiares de la desaparecida señalaron que su correo electrónico fue bloqueado y no logran comunicarse con ella. Ayer interpusieron la denuncia en la Policía del Distrito Tres, y hacen un llamado a quien pueda dar algún tipo de información sobre su paradero, llamar a los teléfonos 895-181-66 o al 885-492-53.