• |
  • |
  • END
Incremento de la delincuencia preocupa a población de Ometepe
Lésber Quintero / ISLA DE OMETEPE
Pobladores del municipio de Altagracia en la Isla de Ometepe, se encuentran preocupados por las crecientes actividades delictivas, quienes en carta dirigida a EL NUEVO DIARIO manifiestan: “Nos preocupa el incremento de la delincuencia como resultado del consumo de drogas, y la policía de nuestra localidad no ha hecho nada por nuestra seguridad”, señalan los quejosos en la misiva.

La carta, con fecha 11 de octubre, relata que en la Policía de Altagracia se han interpuesto denuncias de robos y violaciones que han quedado en la impunidad, y entre estos casos mencionan el robo de la campana de la iglesia católica de Sintiope, la cual valoran en quince mil córdobas, asaltos a ciudadanos en la vía pública, robos de bicicletas, electrodomésticos, aves de corral, zinc, camas, entre otros.

Los quejosos revelan que así como están policías en la entrada de El Quino, pidiendo documentos a los dueños de vehículos y motos “y hasta dinero a quienes no portan los documentos, así también queremos ver a una Policía que se interese por nuestra seguridad”, señalan y a la vez, hacen un llamado a la comisionada mayor y jefa de la Policía de Rivas, Dora Isabel Galeano para que tome cartas en el asunto.

Sobre este mismo tema, el poblador de Sintiope, Pedro Paisano señaló que quienes están haciendo daño al municipio son jóvenes que no quieren trabajar ni estudiar y se dedican a robar para mantener el vicio de droga y licor.

Detalló que otro obstáculo que tienen en la Policía de Altagracia, es que siempre les manifiestan que no hay testigos contra los imputados y por eso “hay montones de casos impunes, porque no hay investigaciones, y puso como ejemplo, el robo de la campana que nunca se esclareció”, señaló.

Justo Ramón Triguero, otro ciudadano, manifestó que el 5 de septiembre interpuso denuncia del robo de cinco láminas de zinc que tenía en el patio de su casa, y según él, la Policía nunca detuvo al sospechoso. Expresó que la población teme que la delincuencia continúe avanzando a otros niveles.