Ernesto Aburto
  •  |
  •  |
  • END

La Red de Reservas Silvestres Privadas (RSP), el organismo alemán de cooperación DED, y las entidades TNC y Fundar, auspiciaron durante 10 días un curso para guías turísticos y promotores comunitarios, impartido a 15 delegados de reservas provenientes de distintas partes del país, el cual finalizó el martes 13 de octubre en la RSP Montibelli, del municipio de Ticuantepe.

El presidente de la Red, licenciado (Msc) Freddy Cruz Cortez, durante la ceremonia de clausura, anunció que se está consensuando con la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN, un programa de profesionalización para el personal técnico de las reservas, y de otro lado, se dialoga con el Ministerio de Educación la declaratoria de “aulas verdes” a todas las reservas de la Red, a fin de que en ellas puedan efectuarse prácticas que permitan a los estudiantes educarse directamente con la naturaleza.

La Red de Reservas Silvestres Privadas empezó a fundarse y crecer en 2001, con apenas seis fincas . En 2008 ya eran 39, y actualmente son 56 las que totalizan un área de 115 kilómetros cuadrados del territorio nacional.

La red, además, forma parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas, Sinap, del Marena.

En la clausura también estuvo presente el Director de Patrimonio Natural del Marena, Francisco Gadea quien saludó el esfuerzo de los participantes, y destacó el papel protagónico que juegan en el marco de las reservas para salvar a Nicaragua y el mundo del desastre climático global.

Aprender haciendo

El curso de Montibelli lo coordinó el experto ecólogo, ornitólogo y capacitador Edgard Castañeda quien aplicó dinámicas motivadoras y productivas.

Este es el cuarto entrenamiento, y a su vez el primero dirigido exclusivamente al personal técnico de las reservas de la Red. Antes hubo cursos para guías turísticos del circuito Momotombo-Cerro Negro, así como para guías del Cosigüina y El Chocoyero, refirió.

Castañeda destacó que el entrenamiento esta vez tuvo dos enfoques metodológicos: uno, “la enseñanza entre iguales”, pues la mayoría de capacitadores fueron campesinos de El Chocoyero que previamente aprendieron lo que enseñaron, y dos, el enfoque pedagógico de “aprender haciendo”, ya que casi todos los conocimientos se aprendieron fuera del salón, es decir, en el propio bosque circundante.

En otra modalidad novedosa, el examen final de los capacitados fue la conducción de un recorrido por Montibelli con un grupo de turistas, los que al final evaluaron el desempeño de cada guía mediante un formato que llenaron cuidadosamente.

Integrar a actores locales

Fidel Martínez Ríos, de la reserva silvestre privada “El Quebracho” en el departamento de Río San Juan, reconoció que ampliaron sus conocimientos en flora, fauna y riquezas culturales de Nicaragua, y aprendieron que en las reservas no se pueden trabajar paquetes turísticos sin integrar plenamente a los actores locales.

Refirió que “El Quebracho” expande su influencia productiva y conservacionista a las comunidades vecinas, y que actualmente protegen la zona de amortiguamiento de la Reserva Indio-Maíz, mientras 13 productores vecinos están casi listos para incorporarse a la Red de Reservas.

A la capacitación asistieron trabajadores enviados por reservas silvestres privadas como “La Máquina”, en el corredor biológico Diriangén, de Diriamba; de Hato Nuevo y Padre Ramos en la península chinandegana de Cosigüina, entre otros.