•   Masaya  |
  •  |
  •  |
  • END

La tranquilidad del pueblo artesano de San Juan de Orientes se vio alterado la mañana de ayer por una manifestación de pobladores que no están de acuerdo con la aprobación de un proyecto de construcción de 12 cabañas en las laderas de la Laguna de Apoyo, donde tiene incidencia este municipio.

El proyecto, denominado Huellas de caminos y desarrollo habitacional Laguna State, el cual es financiado por el holandés George Berenschot, entró en consulta con los pobladores de San Juan de Oriente, donde estuvieron presentes al alcalde y sus concejales, funcionarios de Amictlan y artesanos de la zona sur del departamento.

El proyecto consta de 12 cabañas, que de aprobarse se estarían construyendo en una extensión de 20 hectáreas, cada choza tendrá 9,305 metros cuadrados de terreno.

El ingeniero Giovanni Carranza dijo durante su exposición que el proyecto era amigable con el medio ambiente, que ofrece a la comunidad estabilidad ambiental y que va a generar alternativas de sostenibilidad financiera, sin embargo, después de la exposición, las opiniones se dividieron, unas a favor y otras en contra entre los pobladores de San Juan de Oriente.

Cabe mencionar que este proyecto se presentó en 2006 a las instancias correspondientes --Marena e Ineter--, pero después de cuatro años de consulta y de revisión de ambas instituciones, lo aprobaron. No obstante, al entrar en consulta con los pobladores, fue cuestionado fuertemente, y en última instancia serán ellos quienes tienen la última palabra, según dijo el alcalde de San Juan de Oriente, Miguel Calero.

Aunque no se dijo cuál será el precio de las cabañas, el ingeniero Carranza, declaró que el material con que se construirán las viviendas es reciclable y liviano, que no afectará a la capa vegetal, y señaló que uno de los objetivos de este proyecto será fomentar la cultura de pago por usar y disfrutar del medio ambiente. Estas viviendas están dirigidas a familias tradicionales con alto poder adquisitivo y de reconocido espíritu de conservación ambiental.

EL NUEVO DIARIO trató de conseguir la versión de la delegada departamental de Marena, Karla Bolaños, pero no quiso dar declaraciones.