Edgard Barberena
  •  |
  •  |
  • END

Más de 500 mujeres líderes de 14 organizaciones de Nicaragua cerraron ayer fila por la defensa de los derechos elementales de las féminas y acordaron marchar a la Asamblea Nacional el próximo jueves 18 de noviembre para demandar a los diputados aprobar la ley contra la violencia a las mujeres.

Las líderes de barrios, comarcas, empresas de la maquila y sindicalistas del interior del país debatieron por varias horas los principales problemas que la mujer en Nicaragua viene enfrentando desde la violencia intrafamiliar en sus propias casas, así como las violaciones a otros derechos en los centros de trabajo y la discriminación de que son objeto en el sistema judicial de Nicaragua.

Las participantes convocadas por el Movimiento “María Elena Cuadra” (MEC) estuvieron acompañadas por líderes y sindicalistas de Guatemala, El Salvador y Honduras, países donde el femicidio es más alto que el que se produce en Nicaragua, porque sólo en lo que va del año 2010, han sido asesinadas por sus maridos o compañeros de vida 70 mujeres.

Políticas discriminatorias

María Eugenia Morales, relatora de otro de los grupos de trabajo, hizo mención a la discriminación a que son sometidas las mujeres, incluyendo el gobierno actual con su programa Hambre Cero y puso el ejemplo de una señora de un CPC que se quedó con 25 gallinas, ya que sus vecinas no eran sandinistas.

Las conclusiones del encuentro que llevó el lema “Empoderadas e Iguales” estuvo a cargo de Marina Ríos, fundadora del Movimiento de Mujeres “Mélida Anaya Montes” de El Salvador, quien dijo que “las mujeres informadas tienen más poder y mayor oportunidad de ejercer sus derechos” en cada uno de los países de Centroamérica”.