•  |
  •  |
  • END

La Fundación Nicaragüense para la Diabetes (FND) realizó la mañana de ayer una caminata para conmemorar el día mundial de la lucha contra esta enfermedad, contando con la participación de cientos de personas que conviven con dicho padecimiento.

“Estamos haciendo esta caminata para incentivar a la gente, sobre todo a los que padecen de diabetes a que realicen algún tipo de actividad física, porque es importante para el control de la diabetes”, dijo el doctor Enrique Medina, Presidente de la Fundación.

El doctor Medina recalcó la importancia de una buena alimentación, ya que, según él, medio millón de nicaragüenses presentan problemas de obesidad y sobrepeso, y éste ha sido y sigue siendo uno de los factores que ponen en riesgo de diabetes a la población. Por esa razón esta enfermedad se viene propagando de manera alarmante.

Como parte de esta celebración, antes de dar inicio al peregrinaje, se les practicó exámenes gratuitos de azúcar a los asistentes, y al finalizar también se les realizó estudios de glucosa y presión arterial

Prevención, sí es posible
La diabetes es una enfermedad crónica, derivada de síndromes metabólicos. No tiene tiene cura, así que una vez que se desarrolla, acompaña al paciente el resto de su existencia, con la peculiaridad de que va mermando su calidad de vida, debido a que afecta diversos órganos.

“Hay dos tipos de diabetes. La tipo uno es aquella genética a la que llaman juvenil, porque se descubre en los primeros años de vida y la persona depende de la insulina para poder manejar los alimentos ingeridos. La tipo dos es adquirida, aunque también tiene algunos factores genéticos, porque si los padres han sido diabéticos tipo 2, los hijos tienen 80 por ciento de probabilidades de padecerla, sin embargo, a diferencia de la tipo 1, se puede prevenir”, explicó la nutricionista Martha Justina González.

Lo más notorio es que la diabetes tipo 2 hace unos diez años era frecuente en personas mayores de 40 y 50 años, no obstante, ahora la estamos viendo en jóvenes de 25 ó 30, debido al estilo de vida, la forma de comer y el poco ejercicio.

La nutricionista explicó que el uso de grasa en grandes cantidades lleva a sobrepeso y obesidad, que van de la mano con la aparición de la diabetes tipo 2.

“Soy insulino dependiente”

Para las personas que presentan diabetes avanzada, la insulinización es el único método que ayuda a salvar la vida del paciente. De acuerdo con médicos especialistas, este tratamiento consiste en la inyección diaria de insulina recomendada en zonas específicas del cuerpo.

La insulina es una substancia (hormona) fabricada por el páncreas, ésta es necesaria para que la glucosa entre en las células, y así pueda ser utilizada como fuente de energía.

En los diabéticos lo que ocurre es que el páncreas no fabrica insulina, por lo que al faltar ésta, la glucosa no entra en las células, es por eso que los médicos recomiendan el suministro de ésta mediante inyecciones diarias.

“Hace más o menos dos años me detectaron diabetes, pero viví más de 11 años con ella sin darme cuenta, cuando me la diagnosticaron tuve una complicación, me iban a amputar el pie, porque se me engangrenó uno de los dedos. Entonces desde ahí ha sido muy difícil, porque uno debe cuidarse mucho”, lamentó don Ramón Antonio Guillén, paciente con diabetes que participó en la caminata de ayer.

La insulinización es una de las cosas más difíciles para don Ramón, pero se ha tenido que acostumbrar, ya que cuando se diagnostica el uso de insulina, es cuando ya esta avanzada, es decir, que ya no se puede controlar con pastillas. “Para donde agarro, soy insulinodependiente”, expresó Guillén.

Club de solidaridad

A esta peregrinación también asistieron miembros del club de educadoras del centro de salud y policlínica Francisco Morazán, cuyo trabajo es informar y ayudar a las personas que a diario se diagnostican con el padecimiento en este centro.

“Nosotras como educadoras para la prevención y control de la diabetes ayudamos y comunicamos a las personas que están en riesgo de contraer diabetes, a que pueden prevenir la enfermedad, cambiando el estilo de vida, haciendo ejercicio y caminatas de acuerdo a la edad, mantener una alimentación balanceada, consumir vegetales y frutas”, detalló Mélida Toruño Martínez, educadora y presidenta del club del centro de salud y policlínica “Francisco Morazán”.

Según Toruño, en este centro actualmente se está trabajando con 70 pacientes con diabetes, sin embargo, todos los viernes tienen charlas educativas abierta a todo el público, para que lleguen y se informe acerca de los problemas de la diabetes y como está afectando cada vez a la población.

¿Cómo llevar una alimentación balanceada?

Para los nutricionistas, todas las personas necesitan tener horarios de alimentación, lo que se traduce en comer más o menos a la misma hora. “Se puede admitir un retraso de hasta una hora, no obstante, es contraproducente saltearse los tiempos de comida, porque metabólicamente el cuerpo se descontrola y no se procesa adecuadamente el azúcar”, indicó la nutricionista González.

De igual forma, enfatizó en la necesidad de ingerir comidas pequeñas en vez de hacer una comida abundante.

“Por ejemplo, cuando las personas saltan un tiempo de comida se dan como licencia psicológica para comer más, así se dicen, yo no desayuné entonces el almuerzo va en grande, o dicen no voy a cenar y comen más en el almuerzo, esas comidas grandes hacen que el cuerpo segregue mucha insulina para procesar la glucosa obtenida a través de los alimentos, entonces el páncreas es forzado a sobreproducir insulina y llega un momento en que se agota la insulina y aparece la diabetes”, instruyó la nutricionista.

“Tener una alimentación balanceada implica comer fibra, sustituir el pan blanco por el integral, en vez de avena molida beber avena integral, en vez de arroz blanco comer arroz integral, incluir en el menú frutas y verduras crudas, en su forma natural, comiendo la fruta sin sal y sin azúcar adicional”, explicó la nutricionista González.

Saber aprovechar la fruta

En cuanto al hábito de consumir la fruta en forma de fresco, la especialista dijo que no es correcto porque se le quita la fibra y le añadimos azúcar, además la vitamina C se pierde en el aire, porque es volátil. Así que los refrescos naturales son igual a consumir azúcar, y pueden ser igual de dañinos que una bebida gaseosa.

González enfatizó en la importancia de enseñarles a los niños estos hábitos saludables y no esperar hasta que estén adultos, porque es más difícil cambiar esquemas de vida que se han mantenido por muchos años. Asimismo, dijo que el adulto que no los tuvo en la niñez, debe luchar por adquirirlos.

Siguiendo estas recomendaciones se puede evitar la aparición de diabetes tipo 2, no obstante, son el secreto perfecto para que quienes ya la presentan tengan una vida exitosa y saludable.