•  |
  •  |
  • END

Los pobladores del casco urbano del municipio de San José de Bocay, en Jinotega, están sin el servicio de agua potable desde hace más de 25 días, debido a que los directivos de la Cooperativa “Escupertino Rayo” suspendieron el bombeo sin explicación alguna.

El vicealcalde de este municipio, Ángel Rivera, explicó que el problema no es nuevo pues la cooperativa realmente nació como parte del “proyecto de abastecimiento de agua potable y saneamiento en el medio rural en Nicaragua (Prasnic)”, de la Unión Europea, el cual fue constituido en un Comité de Agua Potable y Saneamiento, CAPS.

“Este proyecto lo trajo la Unión Europea, son los famosos CAPS, y era muy bueno. No teníamos problema. La mano de obra para la realización de este programa fue de la misma población, pero hasta que un grupo de personas, con el pasar del tiempo, se adueñó del CAPS y lo privatizaron. Lo legalizaron todo y lo convirtieron en la cooperativa que es hoy”, relató Rivera.

Privatizada para nada

El funcionario señaló que desde que se formó esta cooperativa ha sido difícil que los pobladores cuenten con un servicio de calidad. “Desde que ellos asumieron y privatizaron el servicio que debería ser gratuito, aquí hay zonas que han pasado días sin agua, y otras donde sólo se brinda unas cuantas horas”, agregó.

El vicealcalde apuntó que uno de los requisitos que exige la cooperativa para ser socio de la misma, es el pago de dos mil córdobas y nadie ha podido enterarlos debido a la situación económica. Además, subrayó que los directivos de la organización realizaron una oferta de ocho millones de córdobas a la Alcaldía, para entregarles el sistema de agua potable, pero la comuna no asumió por falta de fondos.

Rivera manifestó que las autoridades municipales han buscado una solución a este problema, pero no cuentan con los fondos suficientes para poner en marcha un proyecto que beneficie al municipio. “Nosotros no tenemos los fondos como Alcaldía para darle fin a este problema, sin embargo, hemos empezado a planificar un proyecto de pozos perforados, apoyados por Cosude, pero todavía nos falta”, sostuvo.

Piden explicaciones

José Roberto Hernández, habitante del municipio y Fiscal de la Red Nacional de Defensa de los Consumidores, RNDC, manifestó que el servicio que presta la cooperativa “es un abuso porque uno los busca y les ruega que den el agua en los sectores porque ya son muchos días sin el servicio, y es imposible seguir así, pero los técnicos no se preocupan por resolver nada”.

Hernández detalló que los directivos de la cooperativa nunca fallan con los cobros de las facturas, que oscilan entre los 50 y 200 córdobas, dependiendo del lugar o la zona donde está ubicada la vivienda.

“Nosotros estamos cansados, ya son 25 días pero hay lugares donde tienen más días sin agua, pero, para cobrar aquí los recibos, ellos son puntuales, no fallan y lo que nos preocupa es que debido a la falta de agua hemos tenido que beber de las aguas del río y ya se están produciendo enfermedades”, agregó.

Se esconden

Hernández declaró que ha tratado de ponerse en contacto con los funcionarios de la cooperativa pero no han mostrado interés en reunirse con las familias afectadas. “Hoy (ayer) tenía una reunión con una organización que se llama Cuculmeca, donde una parte de los pobladores entablarían platicas con los directivos de la cooperativa, pero no llegaron”, reveló.

Indicó que entre los citados a la reunión estaba el presidente de la Cooperativa, Francisco Noel Soza; el vicepresidente, Jorge Chavarría; el secretario, Abel Espinoza; Noel Herrera, tesorero; Fabio Noel Soza, primer vocal, y Rosario Olivas, segundo vocal. “Ninguno llegó”, apuntó Hernández.