•   OCOTAL, NUEVA SEGOVIA  |
  •  |
  •  |
  • END

Más de dos mil pacientes pasaron por manos de la Brigada Médica “Enrique Aller” de Galicia, España, en los 18 días de intensa labor que cumplieron en los municipios de Ocotal, Murra, Quilalí y Wiwilí. Las febriles faenas iniciaban a primera hora de la mañana y se extendían hasta muy entrada la noche.

El resultado de este trabajo lo pudieron observar en cada uno de los rostros de sus pacientes, como el de una mujer que operaron en Quilalí, a la que llamaron Rita. Ella, al finalizar la intervención, agradecida abrazó a la ginecobstetra española.

Según el informe que brindó la coordinadora de la brigada, Mónica María García Casás, los galenos en traumatología, odontología, ginecología y oftalmología realizaron unas 68 cirugías, de las cuales 38 corresponden a traumatología, y sus pacientes fueron niños y niñas atendidos en el Hospital “Alfonso Moncada Guillén” de Ocotal.

Donaron más de 300 lentes graduados a pacientes atendidos en Murra y Quilalí, además de atención ginecológica a 437 mujeres de estas zonas y de Wiwilí. En odontología, realizaron calzas, exodoncias, obturaciones.

En Murra impartieron charlas sobre higiene dental a escolares, y también a clubes de adolescentes, a quienes les repartieron cepillos dentales.

García Casás destacó la atención recibida por parte del personal de salud de Murra, que, incluso, aplazó unas capacitaciones para compartir recursos con los españoles y lograr mayor eficiencia. “Es algo que valoramos muchísimo, pues hace que nosotros trabajemos con mucha más fuerza”, expresó.

Lidia Esther Olivas, del Instituto de Liderazgo de Las Segovias, gestor de la visita de la brigada, agradeció el trabajo y la comprensión de los españoles, principalmente, para superar algunos problemas, “que son propios de nuestra realidad”, acotó.

La doctora Rosa Amelia Alemán García, Directora del Ministerio de Salud, Minsa, en Quilalí, expresó su reconocimiento a los médicos gallegos porque su solidaridad fue más dirigida a las mujeres que requerían una atención especializada en ginecología, un área que sólo está disponible en Ocotal, a 80 kilómetros.

Justa Gutiérrez Contreras, una de las 295 pacientes de oftalmología, regresó sonriente a su comarca La Luz, desde donde caminó tres horas a pie para chequearse la vista y recibir sus anteojos y colirio para humectar sus ojos. “Llegó la noticia a mi comunidad, levantaron una lista y por eso vine. Fíjese que voy muy alegre, y en cuanto llegue me pondré a leer la Biblia, para agradecerle a mi Señor”, comentó.

Olivas Ardón informó que la inversión realizada por los gallegos asciende la suma de un millón 388 mil 92 córdobas, equivalentes a 68 mil 685 dólares.

De esta manera aprovecharon sus vacaciones los 24 españoles, llevándose consigo los rostros dolorosos de sus pacientes, pero también una sonrisa, por haberles cambiado sus realidades, dejando más esperanza de vida a personas pobres de Nueva Segovia y de la Región Autónoma del Atlántico Sur, RAAN, donde 9 de ellos, estuvieron atendiendo a buzos que laboran en aguas del Mar Caribe.