•  |
  •  |
  • END

Los directivos del Hospital Materno-Infantil “Fernando Vélez Páiz” diseñaron un plan de prevención y atención a niños quemados, con motivo de las festividades de fin de año, puesto que en este período los pequeños están más expuestos al peligro, ya que pasan la mayor parte del tiempo jugando dentro o fuera de la casa.

En lo que va del año, dicho centro hospitalario lleva un total de 205 atenciones por quemaduras, de las cuales, 100 pacientitos se han quemado con sopa, café, leche, entre otros.

Según el director del “Vélez Páiz”, como parte del plan se incluyen factores de riesgo que han detectado, uno de ellos es la culminación del año escolar, y ya los niños permanecen más tiempo en su hogar; el otro, es el uso y manipulación de la pólvora.

“Es por eso que nosotros recomendamos a los padres de familia que mantengan una vigilancia constante sobre sus hijos, no dejarlos que se acerquen a la cocina, y cuando quemen basura o en sus cocineros provisionales verifiquen que no queden brasas en el suelo”, detalló el galeno.

El doctor recordó que los infantes no deben manipular ningún tipo de pólvora por muy simple que parezca, ya que ningún explosivo deja de representar una amenaza para los niños.

“Cualquier tipo de pólvora es potencialmente peligrosa, por eso no se debe permitir que los niños jueguen con ella. También debe tenerse sumo cuidado en la cocina y no permitir que los niños estén cerca cuando estén cocinando, ya que los mayores casos de accidentes ocurren en esta área de la casa.

Otro elemento que suele ser peligroso son los manteles, por eso, advertimos que si hay niños pequeños no deben dejar objetos calientes sobre la mesa, insistió.

El doctor Larios comentó que si las medidas preventivas llegan a fallar y un niño resulta quemado, no se debe medicar ni aplicarle nada sobre la quemadura si no es bajo prescripción médica.

“A la hora del accidente, en medio de la desesperación, los padres no hayan qué hacerle a su hijo y no se dan cuenta que en vez de ayudarle, más bien lo están perjudicando. Nosotros recomendamos que cuando un niño se queme no le apliquen pasta dental, salsa de tomate, aceite o café molido, pues más bien pueden provocarle una infección al paciente”, manifestó.

De acuerdo con el doctor, lo que se debe hacer es primeramente quitarle la ropa quemada, para que no siga causando daño en la piel, así como despojarlo de prendas o alhajas y echarle bastante agua de la llave, la mayor cantidad posible, pero este líquido no debe estar helado ni caliente, tiene que estar a temperatura ambiente. Posteriormente, se debe envolver en una sábana y llevarlo rápidamente a la unidad de salud más cercana.