Carlos Larios
  •  |
  •  |
  • END

Doscientos veinticinco bomberos profesionales y voluntarios de la Dirección General de Bomberos (DGB), están listos para atender a los nicaragüenses que necesiten de sus servicios en las celebraciones de La Purísima, Navidad y fiestas de fin de año, que es cuando se presentan más incendios y personas quemadas por la manipulación de pólvora.

Los apagafuegos, en el marco del Plan Pólvora 2010, se auxiliarán de 33 medios contra incendios, camiones, cisternas y ambulancias para resguardar los lugares más transitados por la población: mercados, supermercados, centros comerciales, bancos y otros sitios de mayor afluencia durante las celebraciones de fin de año.

“El objetivo de este plan es proteger la vida y los bienes de los nicaragüenses, para que gocen de un ambiente navideño lleno de paz y tranquilidad con sus seres queridos, tomando en cuenta las recomendaciones que se están haciendo para que cuiden a sus pequeños; que no utilicen ningún artefacto pirotécnico”, aseguró el comandante Miguel Alemán, Director general de la DGB.

Comerciantes capacitados

Dicho plan dio inicio desde el pasado 15 de noviembre y finalizará el próximo 6 de enero de 2011, pero desde octubre esta institución capacitó a más de 800 vendedores y distribuidores de materiales pirotécnicos e inspeccionó los lugares donde ya están ubicados dichos puestos de pólvora.

“Los comerciantes no deben vender a menores de edad ni a personas en estado de ebriedad, prohibir hacer pruebas de materiales pirotécnicos en el área de venta, mantener la distancia de seguridad, los productos a vender deberán estar empacados de manera que las mechas no estén expuestas al público, mantener vigilancia las 24 horas del día para evitar cualquier acto irresponsable y cuidar los equipos de protección contra incendios”, recomendó Alemán.

Agregó que la población no debe guardar material pirotécnico cerca de objetos que producen calor como fogones, velas, bujías y otros; asimismo, mantener vigilados a niñas y niños en todo momento, porque un descuido puede ser mortal.