•  |
  •  |
  • END

MATAGALPA
Un informe de auditoría ordenado por el Ministerio de Salud, Minsa, tras la muerte de una joven que llegó al Hospital Regional “César Amador Molina” por problemas de parto, concluye que ésta falleció por negligencia médica, lo que ha causado revuelo entre los trabajadores del Sistema de Salud Pública.

Una certificación que firma la doctora Areli Rodríguez, dice: “Se trata de una muerte materna obstétrica evitable si el médico gineco-obstetra hubiera actuado oportunamente, menos conservadoramente, y el equipo multidisciplinario técnico de anestesia, médico internista, hubiese hecho una buena y adecuada reacción volumétrica”. La segunda conclusión señala: “El personal médico y enfermería de turno en sala de labor y parto, que manejaron la complicación obstétrica, no cumplieron con la norma y protocolo de manejo de las complicaciones obstétricas (hemorragia posparto y shock hipovolémico), no se describe en el expediente el manejo de la hemorragia posparto”.

En la cuarta conclusión, la comisión señala que “el manejo por el equipo multidisciplinario médico internista, residentes de medicina interna, técnicas de anestesia, gineco-obstetra de turno en el hospital departamental, no fue acorde con el protocolo en relación con el manejo del shock hipovolémico. Debió haberse indicado y vigilado el cumplimiento de prescripción de transfusión sanguínea y coloide en correspondencia a las pérdidas.

Las conclusiones también señalan que el personal de anestesia (técnico) que brindó la atención, no eran los recursos técnicamente facultados para el manejo del shock hipovolémico.

Denuncia en la Policía
Con los resultados de la investigación realizada por esta comisión del Ministerio de Salud, fue que el esposo de la paciente fallecida se presentó el 22 de diciembre ante la Policía, para la interponer la denuncia sobre la muerte de su esposa, donde narra lo que sucedió, desde que la llevó al centro hospitalario hasta que murió en el quirófano del hospital regional. Byron Sánchez Luque señaló que veía a su esposa sofocada, y que a las 12 de la noche la sacaron de labor y parto, pasándola al quirófano, donde una doctora, cuyo nombre no conoce, le manifestó que Katy había tenido rompimiento de útero, por lo que la metieron en sala de puerperio, donde una enfermera le tomaba el pulso. Agregó que una doctora dijo que estaban haciendo lo posible para salvarla. Al entrar al quirófano, la doctora Mairena me detuvo y me dijo que habían hecho lo posible por salvarla, pero que no había aguantado la operación. Mi esposa falleció a eso de las 3 y 45 minutos de la mañana”.

Tratamos de comunicarnos con el director del hospital, doctor Joaquín Escoto, pero no se encontraba en su oficina, en tanto el director del Silais-Matagalpa, Erasmo Jarquín, señaló que no quieren pronunciarse hasta que terminen las investigaciones.