•  |
  •  |
  • END

Familiares de Yalila Abdalah Moraga, quien actualmente se encuentra presa en el Sistema Penitenciario de Mujeres “La Esperanza”, denunciaron que temen por la vida de ella, ya que a pesar de que ha manifestado intentos suicidas, las autoridades correspondientes se niegan a darle el beneficio del arresto domiciliar.

En octubre pasado, Abdalah fue encontrada culpable por la jueza Ingrid Lazo, del Juzgado Sexto de Distrito de lo Penal de Juicio de Managua, por el delito de lesiones sicológicas en perjuicio de la esposa de su amante y de la suegra del mismo. Ernesto José Orozco fue la persona que la engañó durante dos años, y quien provocó el enredo amoroso que podría tener un final fatal para la sentenciada.

Intentos suicidas
Narcyh Martínez, promotora de defensa de derechos humanos del Instituto Centroamericano de Integración Social (ICIS), mostró los resultados de una prueba siquiátrica forense emitida por el Instituto de Medicina Legal el 4 de noviembre de este año, que refleja que Abdalah presenta “criterio de un trastorno depresivo grave con conducta suicida persistente, no resuelto desde hace varios meses, agravado por situación actual (estar detenida)”.

Yamila Abdalah, hermana de la rea, recordó que su pariente fue detenida el pasado 23 de febrero por policías del Distrito Cinco.

Aseguró que, en el lugar, su hermana quebró la tapadera de un inodoro, y que con los pedazos intentó cortarse los pulsos; luego habría intentado ahorcarse, pero las autoridades policiales decidieron despojarla de su ropa. “La situación carcelaria le provoca un desorden, pero ella ya traía un problema que le causó el señor que la engañó… yo por eso la remití al hospital (siquiátrico), el Tribunal (de Apelaciones) es ahora el que puede anular todo lo actuado, yo nunca tuve las posibilidades de otorgarle un arresto domiciliar… en este caso, quien pone en peligro la vida misma es ella, porque es la que se flagela, es la que se quiere dañar”, aseveró la jueza Lazo.

Abusos en “La Esperanza”
Una carta enviada por la privada de libertad a EL NUEVO DIARIO relata que “el día lunes 15 de noviembre, como a las 4:10 de la tarde, se apareció la directora del Sistema, y me vino a sacar violentamente, sin ninguna explicación. Sólo me tomaron del brazo tres oficiales para que me subiera al microbús; yo, muy nerviosa, le preguntaba qué pasaba, pero ella sólo decía: ´Subila aunque sea de arrastra”, recuerda Yalila los momentos cuando las autoridades del Sistema Penitenciario la sacaron por la fuerza del Hospital Siquiátrico de Managua.

Pero los abusos no han parado, según Yamila Abdalah, ya que su hermana le ha contado de más abusos y medicamentos que ella no conoce.

END llamó a la oficina de la recién nombrada directora del Sistema Penitenciario, Katia Rojas, para conocer su versión de los hechos, pero cuando hicimos de su conocimiento la denuncia, colgó el teléfono y no volvió a contestar.

Señalan irregularidades en el juicio
Martínez aseguró que, en ningún momento, en el juicio contra Abdalah se probó con un peritaje especializado que los mensajes de acoso y amenazas hayan sido enviados por la rea, y que incluso la jueza Lazo envió un oficio a la empresa telefónica para confirmar si las llamadas y los mensajes salían del celular de Abdalah, pero que la judicial lo hizo luego que había emitido una sentencia.

Lazo señaló que no es de su competencia mandar a realizar un peritaje al celular de la privada de libertad y negó tal señalamiento.

“Se demostró su culpabilidad a través de testigos, porque las lesiones sicológicas en contra de las dos señoras no es a través de chat ni de llamadas telefónicas, es que ella llegaba a la casa y les decía cosas, llegaba al colegio del chavalito, los seguía, eran un montón de cosas”, argumentó Lazo.

Familiares y defensores de derechos humanos piden que a la rea se le dé el beneficio del arresto domiciliar antes que sea muy tarde.