•  |
  •  |
  • END

Fenosa manda a sus clientes a pagar por reubicación de sus postes
Karelia Duarte
Los costos de realizar modificaciones a las instalaciones del servicio de energía eléctrica que afectan el acceso a una vivienda, ahora deben correr a cuenta del cliente, según notificación que le enviaran los directivos de Unión Fenosa a la señora Doris Flores, a quien le anexaron una lista de empresas que están autorizadas para desarrollar dichas labores.

Flores es cliente de Fenosa bajo el número NIS 2077531 y habita en el barrio Grenada, del hospital “Manolo Morales” seis cuadras y media al sur.

Explicó que desde que llegaron a esta vivienda realizaron diferentes reparaciones, incluyendo la ampliación del garaje, el cual en su modificación quedó obstruido por el poste que ya estaba en el lugar.

Para facilitar el ingreso y salida del vehículo fueron a solicitar la reubicación del poste, mediante una carta en las oficinas de la distribuidora. Guillermo Flores, dueño de la propiedad, explicó que presentaron esta carta hace como tres meses y medio.

Detalló que solicitaron que se removiera el poste y se reubicara a mano izquierda, con el objetivo de tener el espacio necesario para la entrada del vehículo. “Nosotros creíamos que enviando la carta íbamos a resolver el problema, pero Fenosa contestó aproximadamente dos meses después que tenemos que costear todos los gastos, y hasta nos proponen empresas que realizan este trabajo”, expuso.

En la notificación, Fenosa refiere que a lo largo de los años han tenido este tipo de problemas debido a la instalación de postes que fue realizada por empresas antecesoras, como ENALUF, INE y ENEL.

“En el caso que nos ocupa, mediante inspección in situ realizada, y el análisis de nuestros registros y líneas referidas, fueron instaladas por uno de las predecesoras legales de nuestra empresa y han permanecido ahí durante años; en consecuencia, la respectiva servidumbre se encuentra plenamente constituida a favor de nuestra empresa”, explica Fenosa en el documento.

La empresa subraya tres requisitos esenciales para lograr la reubicación del poste. La primera es que la acción no ponga en peligro ni interrumpa el servicio, y la otra es que sea factible.

La última deja claro que los costos deben ser asumidos por el usuario y que se debe contratar a las empresas certificadas por la distribuidora. “Que los costos de la reubicación sean asumidos en su totalidad por el solicitante, para lo cual debe contratar los servicios de una empresa homologada por Disnorte-Dissur”, agregan.

La familia Flores, según la notificación, debía tomar una decisión 15 días después de recibir dicho documento, pero decidió no realizar este trabajo “porque nosotros creemos que Fenosa debe hacerse responsable, porque ellos son los encargados del servicio”, precisó Flores.

“El Universo” causa encontronazos entre fallos de la Policía y la CSJ
Lésber Quintero / Rivas
Un nuevo negocio de bar y restaurante ubicado frente a la entrada del populoso balneario de San Jorge, ha causado controversia entre la Policía Nacional, el propietario del negocio y las autoridades de la Corte Suprema de Justicia, CSJ. Se trata del establecimiento “El Universo”.

Dicho establecimiento inició operaciones en marzo de 2010 con un permiso provisional extendido por la Dirección de Seguridad Pública de la Policía departamental de Rivas. Posteriormente, se tramitaría el permiso definitivo pero, al final, el jefe de seguridad Pública de la Policía de Rivas, Comisionado Freddy Salvatierra, emitió la Resolución Administrativa 015-10, denegando dicho permiso.

En dicha resolución Salvatierra señala como parte de sus alegatos, que a dicho local llegan personas de interés de la Policía por tener vínculos con el narcotráfico, que funciona en horas no establecidas y que en una encuesta realizada en el sector, la comunidad dijo no estar de acuerdo con la apertura del negocio. Con estos argumentos y en base a la Ley 228, resolvió denegar la autorización.

Tras considerarse afectado, Galeano Acevedo apeló por la vía administrativa el fallo inicialmente ante el mismo Salvatierra, quien dijo no ser competente para ver el caso por ser él quien dicto la resolución. Por esta razón expuso el caso ante la Primera Comisionada Aminta Granera, “y la respuesta me la brindó el Comisionado General Horacio Rocha y, aunque reconoció que no es de mi incumbencia determinar el tipo de personas que asisten al local, al final mantuvo el cierre del negocio mediante la Resolución 209-10”, señaló Galeano.

El argumento en la nueva resolución es que el local no presta las condiciones higiénico-sanitarias. Tras ser vencido por la vía administrativa, el afectado inició su lucha por la vía judicial y llevó un Recurso de Amparo al Tribunal de Apelaciones de la Circunscripción Sur, Sala Civil y Laboral en contra del comisionado Freddy Salvatierra, la comisionada mayor Dora Isabel Galeano, Jefa de la policía de Rivas, y el comisionado general Horacio Rocha, por haber emitido y confirmado las resoluciones 015-10 y 209-10.

El fallo lo emitieron los magistrados el 25 de octubre pasado a favor de Galeano Acevedo, quien se quejó de que le violaron sus derechos constitucionales establecidos en los artículos 27, 57 y 183. “Esta sala, tras el examen del caso, considera que el presente Recurso cumple con los requisitos que establece la Ley de Amparo”, señalan los magistrados.

Al no ser acatado el fallo del Tribunal de Apelaciones de Granada, Galeano Acevedo introdujo un Recurso de Amparo en la CSJ y el dos de diciembre los magistrados ratificaron el fallo del Tribunal y remitieron un oficio a la Directora de la Policía Nacional, “a fin de que ordene al comisionado Freddy Salvatierra y a la comisionada Dora Isabel Galeano, que cumplan a lo inmediato”.

Sin embargo, la Jefatura de la Policía de Rivas desacato los dos fallos de las salas judiciales y, al final, Acevedo Galeano hasta fue detenido en las celdas preventivas por más de 40 horas, ya que con estos fallos y los permisos de operación de la Alcaldía, del Minsa y el Intur se atrevió a abrir el negocio, y el 30 de diciembre pasado la Policía lo arrestaron por desacato.