Jessie Ampié
  •  |
  •  |
  • END

Tal como prometieron, los pobladores de Waspan Norte realizaron la mañana de ayer una protesta en las afueras de la delegación del Distrito Seis de la Alcaldía de Managua, para exigir que no se construya el centro de transferencias en el punto principal del barrio, pero los encargados están renuentes a escuchar las opiniones de los ciudadanos.

El grupo de ciudadanos llegó dispuesto a hablar con las autoridades para que les presentaran el proyecto, ya que hay muchos que no saben de qué se trata, pero la delegada de la zona, Praxis Pineda, no dio la cara. En su lugar fueron recibidos por la administradora de dicha delegación, María Lourdes Sevilla, el asistente, Lorenzo Morales y una de las ingenieras, Montserrat Maltez.

Ellos hicieron pasar a cinco personas para explicarles en qué consiste la obra, mientras tanto, el resto se quedó esperando afuera. Dani Olivas, uno de los coordinadores de los pobladores de Waspan, dijo que las autoridades de la comuna está jugando con ellos, porque los ingenieros y la delegada municipal les habían señalado que el jueves a las dos de la tarde llegarían a presentar el proyecto, pero no aparecieron.

Sólo con los CPC

“Hoy (ayer) que llegamos sólo a cinco dejaron pasar, no quieren conversar con la gente del barrio. Ellos (las autoridades) dicen que con quienes se van a reunir son con los coordinadores del barrio, pero esos son los CPC y ellos están de acuerdo con el proyecto, no escuchan a los verdaderos encargados de velar por el bien de los ciudadanos”, precisó Olivas.

La pequeña comisión que ingresó a la oficina distrital fue informada de las reformas en el proyecto. Una de ellas es que el radio de tres kilómetros que se iba a recolectar de basura ya no será de 62 barrios del Distrito Seis, sino de ocho.

Otra de las reformas sería que debido a que el terreno en que está asentado el barrio Waspan Norte es relleno, en lugar de ingresar los camiones recolectores normales, se utilizarían vehículos menos pesados, es decir, de 1.5 toneladas.

Malas experiencias

A pesar de estas reformas, los pobladores no quieren que se construya el centro de transferencia, pues aseguran que han tenido malas experiencias con proyectos similares, entre los que mencionaron uno completado hace 10 años, cuando la comuna decidió poner un acopio de basura con un contenedor que llegaría a retirar cuando estuviese lleno.

“Eso fue un desastre. Después no se aparecían los camiones recolectores, apenas venía una pala mecánica que recogía la basura que estaba fuera del contenedor, costaba que se vinieran a llevar eso”, añadió Olivas.