•  |
  •  |
  • END

La queja de los vecinos que viven en los alrededores del Puente Larreynaga, sobre el derrame de aguas negras, que fuera publicada ayer por END, fue resuelta este mismo viernes en cuestión de una hora por una cuadrilla de Enacal, la cual se presentó al lugar y reparó el manjol. De esta manera terminó el problema del agua contaminada que inundaba las viviendas de las familias de ese sector, las que tenían tres días de estar soportando el mal olor. Por este medio, ellas agradecen la eficiencia de la empresa. FRANK CORTÉZ / END