•  |
  •  |

Carlos Alberto Oporta González, quien adquirió en compra-venta una propiedad en 2005, la cual compró a la señora Francisca Aguilar de Guevara, y la inscribió legalmente ante el Registro Publico de la Propiedad, no le han respetado este derecho, ya que con el apoyo de los CPC, Francisca del Rosario Briceño irrumpió en el inmueble de forma violenta, valiéndose de una ilegítima e irresponsable solvencia de la Intendencia de la Propiedad.


Irresponsable, porque no hay ningún registro de Ley 86 que da lugar a esas solvencias.


Resulta que la propiedad que adquirió Oporta González era un predio vacío, donde antes había existido una cuartería. Su anterior dueña había indemnizado a los inquilinos en 2004 para que le desocuparan.


La propiedad está ubicada de la entrada principal del portón Occidental del Cementerio, 150 varas al sur, en el barrio Monseñor Lezcano, donde Oporta construyó un apartamento que tiene rentado, y una caseta de cuido donde está viviendo una familia.

“Paquita” la del barrio
Una de las antiguas inquilinas de doña Francisca, de nombre Francisca del Rosario Briceño, conocida como “Paquita”, se metió violentamente a la propiedad el 28 de noviembre del año pasado, derrumbó el portón y cambió los candados, haciendo uso de la ilegal solvencia de revisión y disposición, supuestamente extendida el 28 de agosto de 2008, pero entregada por Yara Pérez en 2010.  La solvencia es la 040512, 2010: “Año de la Solidaridad”, y con número de expediente 10-87584-86.

 

Todo es falso. Nada de los datos de esa solvencia aparecen en la historia registral de una propiedad privada con el asiento de su dueña anterior de 1965, y el de Oporta de 2005.


Además de eso, ante la vista de la Policía, los usurpadores han estado construyendo y están pegados a los medidores de agua y de luz que, por supuesto, están a nombre de su dueño: Carlos Alberto Oporta.


A los inquilinos los han amenazado de muerte y aterrorizado, pero la Policía no hace nada, añadieron los denunciantes.


Asimismo, un camión que el legítimo dueño tiene en la propiedad y que estaba en venta, lo han querido destruir y sacarlo con grúa, y han sido en vano las denuncias ante la Policía.

Apoderarse “a la brava”
“Es más que evidente las intenciones de apoderarse de mi propiedad, que corresponde a un área de un mil 285 metros cuadrados”, dijo el denunciante.
Oporta González comentó que se vio obligado a entablar una demanda en contra de Francisca del Rosario Briceño, por el delito de usurpación de dominio privado y por el delito de perjurio, por mentir al juez de haber vivido ahí durante los últimos cinco años, lo cual es falso.

   
El afectado demanda a las autoridades que desalojen a estas seis familias, todas de apellido Briceño, que invadieron su propiedad junto a Francisca del Rosario Briceño, acuerpada por los CPC del barrio, haciendo uso de un documento extendido fraudulentamente y con lujo de irresponsabilidad.