•   EL REALEJO, CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |

La unidad del medio ambiente de la Alcaldía de El Realejo ordenó la detención de una obra para la construcción de dos piscinas por parte miembros de la cooperativa “Rafaela Herrera”, porque secaría el río Ameya, que tiene a su alrededor una significativa cantidad de árboles de diversas especies.  La queja fue interpuesta ante la Unidad Ambiental de Esteban Ramón Berríos Quiroz, miembro de los Consejos del Poder Ciudadano, CPC, del lugar, quien aseguró que no permitirán el daño al bosque ubicado alrededor del referido río.
“Hicimos la denuncia ante la instancia respectiva, no se puede perder el caudal. Ha habido abusos, han cortado árboles sin el consentimiento de las autoridades competentes. Buscamos cómo detener el despale a la orilla de los ríos, porque nos quedaríamos con un desierto. Ese río, mantiene árboles y aire fresco”, indicó.  
Posición firme
Carlos Alberto Pérez, encargado de la Unidad Ambiental de la Alcaldía de El Realejo, aseguró que el pasado 6 de enero recibieron formal denuncia de un grupo de pobladores de la comarca Ameya, los cuales aseguran que Leonel Ferrufino Rojas, en un perímetro de 28 metros de ancho por 14 metros de largo, construirá una piscina a orillas del río, provocando daños al medio ambiente.
Añadió que junto a un miembro de la delegación policial de ese municipio y a un representante del medio ambiente de los CPC, viajaron al lugar, y constataron la presencia de una retroexcavadora y de dos volquetes, que habían realizado movimientos de tierra y halaban la misma.
“Mandé a parar la ejecución de esa obra, y nuestra posición es firme de no permitirla. No hay permiso de esta autoridad competente, debido a que el dueño de la misma, afecta el entorno natural. Hay dos tipos de delitos: corte ilegal de cinco árboles, entre ellos dos guanacaste blanco, que es madera preciosa. Se aplicará la Ley 559, y se multará al ejecutor de la obra”, afirmó el funcionario.
Manifestó que Ferrufino Rojas intenta ejecutar la obra no en propiedad privada, sino en terrenos municipales, porque está dentro de diez metros a la orilla del río, y la ley manda cincuenta metros horizontalmente a ambos lados.
Pérez dijo que Ferrufino Rojas cometió un error  al  no haber solicitado permiso para la ejecución de la obra. “Nos reuniremos con la alcaldesa y con el político para poner punto final a esta situación”, afirmó Pérez, y añadió que han recibido denuncias de contaminación en el río Ameya, por lo que están pendientes con la población, para que denuncien con prontitud las anomalías que en ese lugar ocurren.
Expresó que la comuna en coordinación con el Ingenio San Antonio ISA; el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, Marena; y el Instituto Nacional Forestal, Inafor, entre otras instituciones, reforestó durante 2010 diversas áreas, con más de mil plantas de diversas especies.
Añadió que en 2009 la Alcaldía junto a empresas del área privada en la comarca costera Alemania Federal, cerca de puerto El Toro, reforestaron nueve manzanas de mangle.

Piscinas, sin cobrar
Leonel Ferrufino Rojas dijo que es lisiado de guerra, afirmó que pertenece a la Cooperativa “Rafaela Herrera”, de la localidad El Ensayo jurisdicción de El Realejo. Relató que  un ciudadano, según él, de buenos sentimientos, cuya identidad no reveló, les ofreció gratuitamente el movimiento de tierra con retroexcavadoras y volquetes para la construcción de una piscina para niños y otra piscina para adultos.
“Pensamos hacer una represa en el río, y llegó un funcionario de la alcaldía de El Realejo con dos policías y otro ciudadano, y pararon la obra que funcionaría a veinte metros fuera del caudal. Hablaré con la alcaldesa Daysi Núñez, quiero hacer un balneario para adultos y para niños de la comunidad, no cobraremos. No existirá negocio personal”, dijo.
Manifestó que si no encuentra eco en la comuna se dirigirá a otras instancias para lograr su objetivo. Admitió que taló dos árboles de guanacaste blanco, que eran de  su propiedad, pero sembró tres mil árboles de las variedades pochote, teca, caoba, cedro real, laurel y guácimo, entre otros.