• GRANADA |
  • |
  • |

Un juicio “simulado y de engaño” considera que le efectuaron al obispo de la Diócesis de Granada, monseñor Jorge Solórzano, para que la Iglesia Católica desaloje una propiedad localizada en la isla “La Guanábana”, en las Isletas del Gran Lago, donde hace más de 35 años funciona un pequeño templo en honor al Niño Jesús de Praga.


La capilla fue construida en la comunidad rural “El Chocote” en un área de 2,500 varas cuadradas, gracias a la donación de don Sabino Canales Suárez, quien en aquel entonces manifestó a los isleños que la ermita sería para todos ellos, sin imaginar que tres décadas después, la titular del Juzgado Local Civil de Granada, Donají Meza, ordenaría una expulsión.

“Juicio simulado”, dice religioso
“El párroco de la Iglesia de Guadalupe acostumbra a celebrar misa en esa capilla, pero ahora aparece un dueño reclamando la propiedad, a través de un juicio. Yo veo anomalías en ese proceso judicial que está a cargo de la jueza Donají Meza, y del abogado Camilo Bermúdez, quienes hicieron el juicio sin notificarme a mí, sin avisarme. Es un juicio simulado, de engaño”, denunció el religioso.


Además de no notificarle, Bermúdez, quien además es el asesor legal de la Alcaldía de Granada y juez suplente de Juzgado Local Penal de esta ciudad, continuó el proceso, argumentando que el Obispo se había negado a firmar la supuesta notificación judicial.

No estaba en Granada
“En el documento, el licenciado Camilo dice que él personalmente vino a leerme la notificación el 26 de agosto de 2010 y que yo me negué a firmar, eso es completamente falso, es mentira, porque el 26 de agosto yo me encontraba reunido con los sacerdotes de los departamentos de Granada y Matagalpa, en La Cartuja; estábamos en una misión espiritual. Aquí nadie vino; ni de los juzgados ni de ninguna parte. Eso fue un secreto”.


Meza remitió la orden de desalojo a las autoridades de la Policía Nacional, cuyos miembros fueron quienes informaron a Monseñor. “Yo me di cuenta hasta el martes en la noche, a través de la Policía. Pero lo que más me preocupa de esta situación, es que haya una jueza y un abogado que hagan estas cosas de mentira”, dijo.


Don Alejandro Castillo, de 60 años, líder de “El Chocote”, expresó que el problema surgió en 2009, cuando don Mariano Solórzano --quien se identifica como dueño de la isla--, envió a sus trabajadores a demoler la capilla. “Ese señor quiere destruirla, y la comunidad no está de acuerdo, además, nosotros tenemos derecho de posesión en la propiedad desde hace más de 30 años”, acotó.

Jueza: “Yo sólo di trámite”
En el expediente número 398-0306-10 aparece la firma de Bermúdez haciendo constar que el prelado tuvo conocimiento de la orden judicial el 26 de agosto, y que en los tres días siguientes no hubo reclamo de su parte, explicó la jueza.


“La ley dice que el desahucio se puede hacer por la vía judicial y por la vía notarial, en este caso se hizo por la segunda vía. El abogado y notario público, Camilo Bermúdez, presentó una fe notarial diciendo que el Obispo no quiso firmar, y yo no tengo autoridad para cuestionar esa fe. A mí sólo me correspondía darle el trámite y dictar la sentencia, de acuerdo con el artículo 1,434 de Código Procesal Civil”, manifestó.


Al ser consultado por END, el abogado señaló que la notificación no la recibió Solórzano, sino su secretaria, pero que en todo caso, la Iglesia debe retirarse de la isla, “porque es propiedad privada”, dijo.