•  |
  •  |

El Embajador de Nicaragua en Perú, Tomás Borge Martínez, denunció el maltrato del que fue objeto por tres guardas de seguridad del Hotel Barceló Montelimar Beach, cuando llegó a visitar a unos familiares que se hospedaban en el popular complejo turístico.


Borge relató a EL NUEVO DIARIO que el sábado pasado llegó a Barceló Montelimar con el fin de pasar unos cuantos minutos en compañía de unos familiares que estaban vacacionando en ese lugar, cuando tres guardas se le acercaron para exigirle que se retirara.


“Mi hijo y yo estábamos caminando por el lobby, dando vueltas porque él es muy apegado a mí, cuando los guardas me dijeron que era prohibido que yo estuviera ahí porque no llevaba el brazalete que me identificaba como huésped del hotel”.


Según Borge, él trató de defender sus derechos como “turista, persona mayor y nicaragüense”, pero ante la negativa de los guardas de seguridad de dejarlo movilizarse por el lugar, decidió retirar a sus familiares del hotel.


“Les expliqué a los guardas que si bien yo no era huésped del hotel, estaba pagando por un grupo de 10 personas, y hasta consideraba la posibilidad de quedarme el fin de semana, pero con ese atropello, e incluso viendo que uno de ellos sacó su arma, mejor nos retiramos”.


Pese a que el domingo el gerente general de Barceló Montelimar llamó a Borge, excusándose por la actitud del personal del hotel, el ex comandante quiso hacer una protesta pública para que este tipo de arbitrariedades no vuelva a ocurrir.


De acuerdo con el diplomático, no abrirá ninguna acción legal en contra del Barceló, siempre y cuando los guardas de seguridad no sean removidos de sus puestos de trabajo, ya que únicamente cumplían órdenes de la administración.