•  |
  •  |

Centenares de adultos mayores se congregaron la mañana de ayer en las inmediaciones de EL NUEVO DIARIO como medida de protesta en contra del gobierno de Daniel Ortega, de la Asamblea Nacional y del Instituto Nicaragüense de Seguro Social, INSS, para exigir ampliación del “bono solidario”, alimentos, pensiones reducidas de vejez y de invalides, así como programas de vivienda social.


Don Porfirio Ramírez, Presidente de la Unión Nacional del Adulto Mayor (UNAM), afirmó que esta organización cuenta con más de siete mil afiliados, y que un 80% de éstos no cuenta con una vivienda, por lo que están solicitando al gobierno un programa de casas sociales, además de beneficios en los pagos de agua, luz y transporte.  


Por su parte, Federico Kraudy Salgado, Secretario General de la UNAM, pidió que el INSS revise la hoja laboral, ya que las cotizaciones de los asegurados salen muy bajas y algunos no llegan a las 250 de ley para la pensión reducida de vejez. “Que se revise para elevar las cotizaciones, los compañeros dicen que hay muchas deficiencias y anomalías”.


“También, solicitaremos que a los afiliados al INSS con más de 750 cotizaciones y menores de 60 años de edad, así como a los adultos con menos de 750 cotizaciones, que son discapacitados o padecen enfermedades crónicas, que el INSS les dé su pensión por invalidez”, dijo Ramírez.

Inconformidades
Don Porfirio dijo que uno de los problemas que enfrentan es que el bono gubernamental --equivalente a mil córdobas-- sólo lo reciben 4,100 adultos, pero hacen falta más de 3,000 y no ha habido respuesta por parte del gobierno a una ampliación de la cobertura de beneficiados.


Por el contrario, las medidas populistas y asistencialistas de Ortega han ido encaminadas a otorgar un paquete alimenticio desde diciembre pasado. En esa fecha los ancianos recibieron 3,200 paquetes, pero éstos no alcanzaron para todos, por lo que tuvieron que partirlos en dos, para así poder beneficiar a más personas. Ahora, en febrero, son más los demandantes y la bolsa de alimentos es más pequeña.    

 
Dentro de las peticiones está que la Asamblea Nacional reintegre el artículo 56 del reglamento, “porque éste fue derogado en 1994 por doña Violeta, y dejó sin pensión a miles de ancianos y adultos mayores, esto para legalizar la pensión reducida de vejez”, concluyó Kraudy.


El viernes estarán en el INSS, donde presentarán peticiones de todos los miembros de la Asociación, y esperan tener la suerte de que el presidente del INSS, Roberto López, se digne a recibirlos.