•  |
  •  |

Las visitas que están realizando las máximas autoridades del Ministerio de Salud, Minsa, a los diferentes centros hospitalarios del país, aunque representan un buen intento, no son suficientes para resolver la problemática del sistema sanitario público de la nación, de acuerdo con especialistas.


Para el presidente de la Sociedad Nicaragüense de Medicina General, Sonimeg, doctor Leonel Argüello, en nuestro país hace falta una promoción de salud, es decir, que se le informe a los nicaragüenses acerca de los buenos estilos de vida: hacer ejercicios, comer lo que verdaderamente alimenta, no comer en exceso.


“En el país no existe promoción de salud, sólo algunas sociedades médicas y ONG hacen algo. En los años 80 la prevención fue lo que más se desarrolló, luego en los 90 comenzó a disminuir bastante, ahorita tampoco se mira, no hay una prevención. En las mismas clínicas y hospitales se puede hacer prevención y promoción en salud. Esto, incluso, resulta mucho más barato económicamente, que enfrentarse a una epidemia”, consideró el galeno.


De igual manera, agregó que el Minsa sale ganando cuando las personas están informadas, por lo que es necesario brindarles las herramientas para que se defiendan ante un brote epidemiológico.

Basta con informar
“Aquí no hay campaña contra tabaquismo, tampoco se están creando lugares seguros para que la gente se ejercite y tenga un estilo de vida saludable. Hay que tomar medidas específicas. Por ejemplo, la diabetes de tipo dos se previene fácilmente informándoles que hagan ejercicio, no engorden, esto último es importante, ya que no se está viendo a la obesidad como lo que es: una enfermedad”, señaló.

Orientar a pacientes
También consideró que el personal médico debe anunciar a la población con qué equipos cuentan en la unidad de salud y hasta qué punto tienen la capacidad para resolverle a los pacientes.   


Otra de las deficiencias es que ahora se ha duplicado el número de personas que asisten a los puestos sanitarios, por lo que, en ocasiones, el médico atiende a 50 pacientes y no tiene mucho tiempo para su consulta.


“Entonces, ¿querés un médico para que atienda a los pacientes, o uno que esté sólo recetando? Hay personas que terminan la consulta y no saben cuál es su diagnóstico, lo peor, es que tampoco sabe cómo se tiene que tomar el medicamento y desgraciadamente ni le entienden a la receta que les dio el médico”, lamentó el doctor Argüello.


Asimismo, aseguró que en Nicaragua se está enviando un mal mensaje a los ciudadanos, al hacerles creer que una pastilla resuelve todo, eso no es así, al contrario, si esto fuera cierto los astronautas no llevarían comida al espacio.