•  |
  •  |

GRANADA

Los 417 estudiantes de la Escuela “San Juan Bosco”, en la comarca El Capulín, en Granada, se reincorporaron a las clases en un ambiente higiénico y seguro, derivado de un proyecto de reconstrucción efectuado por la empresa E. Chamorro Industrial.
La obra, valorada en 530 mil córdobas, tiene como propósito dignificar el proceso de enseñanza-aprendizaje de los niños que diariamente asisten a este centro escolar.
Las madres de familia manifestaron que las anteriores condiciones influían negativamente en la salud y el rendimiento académico de los alumnos.
“Las sillas estaban desbaratadas, las pizarras tampoco servían y los niños no se concentraban en sus clases. Muchos de ellos tienen que caminar largas distancias desde sus casas y cuando llegaban a la escuela, venían muriéndose de sed, y aquí no había agua ni para beber”, explicó Violeta Auxiliadora Salazar.
Otras jefas de hogar señalaron que la escuelita era víctima de algunos  antisociales que burlaban una pequeña malla para ingresar al lugar y llevarse los útiles escolares de los infantes. 

Responsabilidad Social
Atendiendo su Responsabilidad Social Empresarial, esta compañía del Grupo Pellas apostó por la eficiencia de los servicios básicos, la restauración del sistema eléctrico y la remodelación de los inodoros.
Pero, además, se preocupó por la instalación de cielo raso, lámparas y abanicos en cada una de las aulas.
La directora del centro, Juana María Rocha, indicó que no es el primer apoyo que reciben de E. Chamorro, ya que hace unos cuatro años, los directivos de esa empresa también colaboraron con el mejoramiento de la escuela “Miguel Larreynaga”, localizada en El Fortín.   
El alcalde Eulogio Mejía Marenco de nuevo se comprometió a entregar un millón de córdobas para la reparación y equipamiento de escuelas, principalmente, de zonas rurales.