•  |
  •  |

La nación mayangna eleva nuevamente su voz para reclamar espacio dentro de la dinámica político social, que le permita incluir en la agenda de país sus históricos problemas, entre ellos, la invasión a su territorio, la amenaza a su identidad cultural y a su propia subsistencia.


En vísperas de la celebración de su segunda asamblea general (Asanglawana) --del 24 al 26 de febrero en Bonanza--, Aricio Genaro Celso, presidente de la nación mayangna, compuesta por nueve territorios, consideró oportuno establecer una posición política que les permita asumir su representación.


Partió de reclamar su “derecho a la diferencia” al partido Yatama, aliado del partido en el poder, que se arroga “representante de los pueblos indígenas”.


“Saludamos los alcances organizativos logrados (por Yatama), pero eso no le da derecho a invadir nuestros espacios de identidad histórica”, expuso el representante mayangna, alegando que su pueblo desea encauzar sus luchas “no en perol ajeno”.


En la próxima asamblea, los mayangnas buscarán “definir sus destinos, su posición política a nivel nacional y su vinculación con los temas de debate mundial”, tomando en cuenta la destrucción de las áreas protegidas que están dentro de sus territorios, la incapacidad de las autoridades para frenar la invasión de colonos que inevitablemente representa el avance de la frontera agrícola.


Yatam López aseguró que tras la titulación de los territorios mayangnas “hay montones de gente (colonos) que entra a la propiedad mayangna”. Con la asamblea buscarán definir estrategias para defender y proteger los recursos que además de ser parte de su patrimonio cultural son determinantes para la salud ambiental del país y del planeta. Para eso diseñarán propuestas de relación con el gobierno central que les ayuden a salir de la invisibilidad y de la exclusión histórica.