•  |
  •  |

Alrededor de 625 mujeres de escasos recursos económicos, provenientes de los diferentes municipios de Nueva Segovia, han sido captadas tempranamente ante la amenaza latente que tienen: el cáncer de mama y el cérvico uterino, gracias al grupo de voluntarias Mujeres en Acción para la Prevención de Cáncer de Mamas y Cervix, en coordinación con la Fundación Ortiz Gurdián.


Este grupo de mujeres voluntarias son de Ocotal, y decidieron asociarse en octubre de 2009, para ayudar a detectar a tiempo el cáncer en las mujeres con bajos ingresos económicos, las que, además, tienen poco conocimiento de esta epidemia, y muchas mueren sin tener la oportunidad de recibir algún tratamiento.


Yamila de Peralta, miembro del grupo de Mujeres en Acción para la Prevención de Cáncer de mamas y Cervix, explicó que “en Ocotal, la Cruz Roja nos presta una oficina, ahí nosotras hablamos con las mujeres y les explicamos de qué se trata el programa, el cual consiste en viajar a Managua dos veces al mes. En la Fundación Ortiz Gurdián se les brinda información acerca del cáncer y luego se les hace un chequeo general. Al mes realizamos dos viajes hacia la capital con 20 mujeres en cada ocasión.


Informó que gracias al programa de detección temprana, han logrado rescatar a 25 pacientes, el resto está en tratamiento, y cuatro de ellas están prácticamente sanadas. “En Ocotal hemos encontrado que en primer lugar está el cáncer de cervix. Lo que deseamos es salvar la vida de las mujeres, ya que en Nicaragua, las que están al frente de la familia son las mujeres, por eso, cuando una mujer muere deja en la orfandad a sus hijos, y, desgraciadamente, no hay quien los pueda rescatar después”.


Por su parte, Teresa Campos, coordinadora de programas de la Fundación Ortiz Gurdián, lamentó que hay mucha incidencia de cáncer cérvico uterino en el país, sin embargo, gracias a Dios y a este nuevo sistema de prevención han logrado detectar a tiempo el cáncer en las mujeres.


Igualmente, opinó que tanto el cáncer de mama como el de cervix se pueden prevenir, y consideró que en la atención temprana de una mujer se pueden gastar 10 mil dólares, y el costo emocional es mucho menor al de una paciente en estado avanzado, ya que se puede invertir mucho dinero y quizá no se pueda salvar.