•  |
  •  |

Aunque algunos barrios siguen esperando a que las autoridades de la Alcaldía de Managua se acuerden de incluir en el presupuesto proyectos que tienen años de solicitar, en otros, de manera paulatina se inician las obras que se establecieron en el Plan de Inversión Anual (PIA) de 2011.

Trabajadores de la comuna empezaron a instalar tuberías de drenaje pluvial en lo que era un cauce que comenzaba en las inmediaciones de la conocida Pista de la Resistencia, y se internaba en uno de los barrios más peligrosos de la capital, el “Jorge Dimitrov”, el cual culmina en el sector conocido con el nombre de uno de los grupos delincuenciales que operan en la zona; “Los Puenteros”.

Toda el área se rellenó para construir una calle-cauce que se había definido desde el año pasado, y se está levantando un muro en uno de los extremos de la calle, el cual, para el especialista en temas de seguridad ciudadana, Roberto Orozco, del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, Ieepp, se convertirá en otro foco de peligro para los transeúntes.

Ingenieros sólo hablan a medios orteguistas

El costo de la obra, según un rótulo que se colocó en la entrada de la calle-cauce, es de tres millones 603 mil córdobas.

El ingeniero Rito Siles, responsable de la Dirección de Infraestructura de la comuna, en declaraciones a medios oficialistas, señaló que el fin de esta obra es facilitar el acceso al barrio, mejorar la seguridad y el sistema de recolección de basura.

Otra obra que ya está comenzando a ejecutarse es el mejoramiento vial de una calle en las cercanías del Mercado “Iván Montenegro”, que conduce al Centro Infantil “Mildred Abaunza”.

Los concejales opositores han señalado en diversas ocasiones que la comuna capitalina se ha convertido en el arca principal para la campaña electoral del FSLN, y que en este año van a apurarse para elaborar obras que sirvan de “maquillaje” a la capital, con el fin de conseguir votos en los barrios.

 

Otras obras para evitar más inundaciones
La comuna capitalina también pretende este año avanzar lo más que pueda con la obras de limpieza de cauces y drenaje pluvial para tratar de mermar el impacto de las lluvias, como ocurrió el año pasado cuando las corrientes arrasaron con la mayor parte de los proyectos.