•  |
  •  |

Las pérdidas por robo de tapas de manjoles y medidores de agua potable han causado pérdidas económicas que suman más de 400 mil dólares, y la cifra sigue subiendo, informó el ingeniero Humberto Cornejo, jefe de operaciones de Managua de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal.

La mañana de ayer, miembros de la Alcaldía de Managua, de Enacal, y agentes policiales del Distrito Seis, realizaron un allanamiento en una chatarrera ubicada en las inmediaciones de la Cooperativa de Transporte 2 de Agosto, y lograron recuperar una tapa de manjol, varios rollos de alambre de cobre de la empresa Gas Natural y otros perteneciente a la compañía de telefonía Claro, así cómo un poste metálico de telefonía y un hidrante.

El ingeniero Cornejo interpuso la denuncia en dicho distrito, al mismo tiempo que se mostró sorprendido de la agilidad de los delincuentes, ya que en la chatarrera allanada encontraron una pieza que, asegura, es utilizada para realizar conexiones de tuberías de cuatro pulgadas, que es de hierro y que a la aguadora le cuesta unos 200 dólares, pero que es vendida en los acopios por unos cuantos pesos.

 

El ingeniero señaló que las cifras de robos de tapas de manjoles y medidores va creciendo rápidamente.

 

“Es preocupante. Del primero de enero a esta fecha van 151 tapas de manjoles robadas, y en cuanto a medidores, sólo en enero tenemos 242”, precisó.

Fuertes pérdidas y aguadora toma otras medidas
Según Cornejo, cada tapa de manjol tiene un costo de 400 dólares, es decir, que sumando las cifras de robo de 2010 con las actuales, se han hurtado 917, para un gran total en pérdidas de 366 mil 800 dólares.

En cuanto a los medidores de agua potable, la suma total que han sido robadas es de 975, cada uno le cuesta a la aguadora 50 dólares, lo que da un total de 48 mil 750 dólares. El total de pérdidas de la aguadora, hasta la fecha, es de 417 mil 550 dólares.

Es por esto que Enacal ha tomado algunas medidas, una de las primeras fue colocar tapas de concreto, pero según Cornejo, esto más que una ayuda fue una dificultad, porque se fracturan con la vibración y el paso de vehículos, por lo cual, sólo las pondrán en los lugares menos transitados.

Otra solicitud que están haciendo las autoridades de Enacal es la compra de tapas de plástico no reciclable, creadas para soportar vibraciones, y el paso constante de vehículos y así tratar de solucionar de una vez los robos.

Por su parte, el subcomisionado Daniel  Morales, jefe de la Dirección de Auxilio Judicial del Distrito Seis, indicó que en la zona hay ocho chatarreras, cuyos dueños presentan permisos de la comuna y de la DGI para operar, pero algunas de ellas compran las tapas para exportarlas.