•  |
  •  |

Esta semana, el Instituto Nicaragüense de Energía, INE, inició una inspección en 40 gasolineras de la capital. En el primer día de revisión, se encontró que cuatro pistolas de la Esso Salvadorita, estaban despachando menos de la variación máxima permitida, por lo que se le abrirá un proceso administrativo, y posteriormente se determinará el tipo de sanción.

Para el taxista Róger Silva, quien visita a menudo la estación de servicio ubicada en la Salvadorita, es “aberrante” lo que hacen los dueños de dicho lugar, ya que están jugando con el hambre de los consumidores, puesto que afectan directamente los bolsillos de la ciudadanía nicaragüense.

“Vengo tres o cuatro veces en el día. Tengo entendido que algunas veces se descalibran las bombas y sirven menos, pero no me había enterado de que en esta gasolinera sirven menos. Esta es una arbitrariedad, la verdad es que los bomberos no tienen la culpa, los culpables son los… de allá dentro. También, en las pantallas de aquí no se ven los números, y si uno no se baja del vehículo le echan menos”, denunció Silva.

La entidad reguladora concluye hoy el plan de inspección, en el que se verificó la cantidad de volumen servido al consumidor, de esta manera constatar que a los usuarios le proporcionen con exactitud por lo que está pagando.

Martha Danelia Corea, divulgadora del INE, aseguró que también se está revisando la documentación, que la licencia esté en regla, y que esta sea otorgada por el Instituto de Energía y Minas, además, que cumplan con los planes de contingencia ante cualquier eventualidad. Asimismo, se está haciendo banderas blancas, es decir, comprueban que no se comercialice otra marca.

El INE se ha dado a la tarea de poner en cada uno de los surtidores calcomanías donde aparecen los números telefónicos que los consumidores pueden marcar para reportar cualquier inconveniente, o si detectan algún desperfecto mecánico.